• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • AFP

A cinco personas les acusan de haber disparado al aire cerca las oficinas centrales de la Dirección General de Ingresos (DGI), a solo 100 metros de la sede central de la Policía Nacional, en Plaza El Sol. La audiencia preliminar se realizó este lunes y los cargos que enfrentarán en el juicio son: tráfico y uso de armas restringidas.

Los disparos habrían sido realizados por uno de tres ocupantes de una camioneta que era conducida por José Luis Cuadra León, de 33 años, la madrugada del 22 de julio en las inmediaciones de la DGI, en el barrio Monserrat, indica la acusación.

Según la Policía, la captura de los autores de los disparos permitió descubrir un pequeño arsenal de armas que supuestamente tenía Cuadra León en su casa, y posteriormente detuvieron a dos más, para completar cinco.

Así lo detalla la acusación que presentó este lunes la Fiscalía en el Juzgado Séptimo Distrito Penal de Audiencia de Managua contra José Luis Cuadra León, Marlon Sarria Barberena, Alberto Ponza Meza, Óscar González Paniagua y Óscar González Mejía.

En el extenso escrito acusatorio, el Ministerio Público también asegura que la Policía encontró armas en la cajuela del vehículo de Óscar González Paniagua.

Allanamientos

La acusación indica que en el allanamiento hecho en la casa de José Luis Cuadra, la Policía encontró 56 cartuchos para pistola 9 milímetros y al menos cuatro armas de largo calibre cuya marca y número de serie no se describe en la acusación.

En lo que se refiere a Óscar González Paniagua, el Ministerio Público asegura que la Policía le encontró un fusil AK-47 y dos escopetas en la parte trasera de la camioneta placa M 300540.

Para justificar la detención por más de 48 horas de los acusados, la Fiscalía señaló que los procesados en el periodo comprendido entre el 22 y 24 de julio del año en curso, estuvieron "retenidos por alteración al orden público".

El tráfico y uso de armas restringidas es considerado un delito grave y es sancionado por el Código Penal con cuatro a ocho años de prisión.

En este tipo de ilícito, aunque el reo se declare culpable buscando la pena mínima, el juez sentenciador no puede otorgarle la libertad de inmediato y únicamente puede aspirar a la libertad condicional.

Para aplicar a la libertad condicional, el condenado debe haber cumplido al menos las dos terceras partes de la pena impuesta.

En el caso de que uno o dos de los acusados se declare culpable con el propósito eximir a los otros, tampoco serviría de mucho a los defensores porque el Código Procesal Penal (CPP) establece que la responsabilidad es individual.

A puerta cerrada

El juez Abelardo Alvir Ramos hizo la audiencia a puerta cerrada, a pesar de que el delito imputado a los cinco acusados se considera común y en la acusación la Fiscalía no lo relaciona con la crisis sociopolítica del país iniciada en abril del 2018.

Al final de la audiencia preliminar, que se extendió más de una hora, el judicial dictó la prisión preventiva para los cinco reos y les programó audiencia inicial para el próximo 6 de agosto.