• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

A Erickson Pinell Altamirano, Juan Francisco Palacios Hernández y María Guadalupe Ruiz Gutiérrez, la Policía los capturó el sábado 13 de julio, después de participar en piquete exprés en las afueras de la catedral de Managua.

Sin embargo, ahora la Fiscalía les imputa un robo que sucedió en un puente del barrio Jorge Dimitrov, al día siguiente de haber sido capturados por la Policía (el 14 de julio).

"A mi hijo lo capturaron el 13 de julio después de un piquete exprés en las afueras de la catedral, pero ahora lo acusan por un robo que sucedió cuando él ya estaba preso", asegura Paubla Altamirano, madre de Erickson Altamirano, uno de los tres manifestantes enviados a juicio por el juez Séptimo Distrito Penal de Audiencia de Managua, Abelardo Alvir Ramos.

En el intercambio de información y pruebas, presentado por la Fiscalía en una audiencia hecha a puerta cerrada, el órgano propone como testigo víctima a Wilmer Sandoval Zapata, quien llegará a decir al juicio que los tres manifestantes lo despojaron de un teléfono celular marca Azumi, de color negro con botones rojos, valorado en 600 córdobas.

El puente, donde presuntamente sucedió el robo está unos 100 metros del portón noroeste del edificio de Plaza Sol, sede de la jefatura de la Policía Nacional, lugar que desde que inició la crisis sociopolítica en abril del 2018, permanece bajo vigilancia policial.

Policía los tenía fotografiados

A pesar que ninguno de los tres manifestantes anteriormente había estado preso, según sus familiares. Wilmer Sandoval, la supuesta víctima del robo los reconoció en el archivo fotográfico de la Policía, así lo dice el intercambio de información y pruebas presentados por el Ministerio Público.

"Una vez que la víctima reconoció en el archivo fotográfico a los sujetos Francisco Palacios y María Guadalupe Ruiz el oficial investigador se dirigió a hacer las capturas", dice en otras de su parte la oferta probatoria del órgano acusador.

Al ser preguntado sobre la estatura de los acusados, la supuesta víctima dijo que eran de estatura promedio, según la acusación.

La audiencia para los tres manifestantes acusados de robo agravado el juez Abelardo Alvir Ramos la hizo a puerta cerrada. Antes celebró otras dos audiencia también por robo agravado y las hizo públicas a como lo establece el Código Procesal Penal (CPP).

Al finalizar la audiencia el judicial ratificó la prisión preventiva para los tres impuestos y los mandó a juicio en una fecha que establecerá el juez sentenciador.