• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) inició este miércoles un proceso de consultas para la conformación de la comisión de alto nivel para Nicaragua, aprobada por la 49 Asamblea General de la OEA en la resolución 2943 sobre “La Situación en Nicaragua”.

La misión permanente de Argentina, a través de su cuenta de Twitter, informó sobre la reunión que sostuvieron este miércoles los coordinadores regionales del Consejo Permanente (CP) de la OEA, “analizando la constitución de la comisión” para Nicaragua.

Los cinco grupos regionales son EE. UU., Canadá, los países miembros de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y la Comunidad Caribeña (Caricom).

Fuentes cercanas a los miembros del Consejo Permanente de la OEA informaron a El Nuevo Diario que durante la reunión de este miércoles se trabajó un borrador que establece la conformación de la comisión para Nicaragua.

Entre las decisiones tomadas en la reunión, según la fuente cercana a los miembros del CP de la OEA, está que la comisión para Nicaragua podría tener entre cinco y ocho integrantes que podrían ser cancilleres, embajadores, vicecancilleres, secretarios de Estados y subsecretarios de Estados.

Agregó que la reunión de los coordinadores de los cinco grupos regionales de la OEA, fue convocada por la presidenta del CP, Yolande Smith, representante permanente de Grenada, como parte del proceso de consultas que debe hacer para proceder a la conformación de la comisión para Nicaragua.

La comisión

La comisión tendrá un plazo máximo de 75 días para rendir un informe sobre las gestiones diplomáticas al más alto nivel, que se realizarán para procurar una solución pacífica a la crisis de Nicaragua, que inició en abril 2018.

La conformación de la comisión obedece a la aplicación del artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana, en el que se establece que el Consejo Permanente deberá realizar todas las gestiones diplomáticas posibles, antes de proceder a usar el artículo 21, donde se indican sanciones y posible expulsión para los estados miembros de la OEA que han violentado el orden democrático de sus países.

La resolución de Medellín sobre Nicaragua además instruye al CP a que, una vez recibido el informe de la comisión, “adopte las medidas necesarias, incluida, si es el caso, la convocatoria a una sesión extraordinaria de la Asamblea General”, para continuar el proceso de la aplicación de la Carta Democrática.

Además, insta al Gobierno nicaragüense a reanudar las negociaciones con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), el pleno cumplimiento de los acuerdos de liberación de manifestantes encarcelados y la restitución de los derechos, libertades y garantías de los nicaragüenses, firmados en marzo durante las negociaciones que permanecen suspendidas.