• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Gerencia de Inteligencia Comercial CEI

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lamentó este jueves la decisión del Gobierno de Nicaragua de no continuar en la mesa de negociación con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

Mediante una serie de mensajes publicados a través de su cuenta oficial de Twitter, el organismo considera que esa decisión no trae nada bueno, ya que en el país “persisten” las violaciones a los derechos humanos.

“La CIDH lamenta la intención del Gobierno de Nicaragua, conocida hoy (jueves) en medios públicos, de no continuar el diálogo en la Mesa de Negociación, en un contexto de persistencia de violaciones a los Derechos Humanos y ante la necesidad de reformas que garanticen la no repetición”, escribió el organismo.

Este miércoles trascendió que el Gobierno había hecho llegar al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, una carta informándole que el proceso de diálogo iniciado el 27 de febrero de este año había concluido.

Posteriormente el nuncio apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag – uno de los testigos y garantes de la negociación- confirmó la existencia de una misiva oficial, de la cual se habría recibido una copia en el Vaticano.

La última reunión entre la delegación gubernamental y la Alianza Cívica ocurrió el 16 de mayo pasado y a partir del 20 de ese mes las negociaciones quedaron suspendidas, porque la coalición opositora decidió esperar a que las autoridades cumplieran con la liberación de todos los presos políticos, cuya fecha tope acordada era el 18 de junio.

Daniel Ortega, presidente de Nicaragua. Archivo/EFE/END.

Aunque hubo liberación de los líderes de las protestas antigubernamentales, todavía permanecen en las cárceles más de un centenar de personas a quienes la oposición califica como manifestantes.

“MESENI de CIDH observa que la crisis de Derechos Humanos en Nicaragua continua: hay persecución a opositores por medio de detenciones, amenazas, y asedio; falta investigaciones imparciales en los asesinatos que siguen ocurriendo; las libertades públicas permanecen suspendidas”, agregó en un segundo tuit la CIDH.

El Gobierno firmó en marzo dos acuerdos en la mesa de negociación, comprometiéndose a liberar a todos los manifestantes encarcelados y a restituir las libertades, derechos y garantías de todos los ciudadanos, un punto que, según la Alianza, sigue sin cumplir.

Preocupa institucionalidad

El organismo reiteró su preocupación por la institucionalidad del país y el uso de instituciones como la Policía con fines represivos.

“La CIDH identifica que el deterioro estructural de la democracia en Nicaragua (en particular la falta de independencia de poderes públicos), ha sido un factor fundamental para mantener la represión sobre manifestantes opositores, defensores y defensoras de derechos humanos”, señaló.

Finalmente, la CIDH recordó que “el diálogo democrático es un elemento indispensable en las reformas institucionales que requiere Nicaragua para superar la crisis, conforme a los estándares de no repetición que obliga al Estado frente al derecho internacional”.