• León |
  • |
  • |
  • Edición Web

La recesión que enfrenta el país ha afectado al sector turismo de Nicaragua, por la falta de visitantes extranjeros y ha golpeado fuerte a los hostales de León, un segmento para quienes buscan opciones más económicas de hospedaje.

Algunos propietarios de hostales en León se han visto obligados a cerrar sus negocios, otros los han puesto en alquiler y otros emprendedores han optado por rentar las habitaciones a estudiantes, como una medida de sobrevivencia para cubrir los gastos básicos de los locales.

El hostal Tierra Mía, donde sus propietarios han tenido que recurrir al alquiler de cuartos a estudiantes. Orlando Valenzuela\END

El Nuevo Diario lo constató al recorrer la ciudad turística.

La doctora Martha Ramírez, propietaria del hostal Tierra Mía, dice que de los tres negocios de este tipo ubicados en el sector de El Calvario, solo uno (hostal El Malinche) se mantiene funcionado a pesar de la situación económica y la ausencia de turistas.

Ramírez optó por poner los cuartos de su hostal en alquiler y desde hace un mes cuenta con cuatro universitarios como clientes.

“Uno tiene que sobrevivir de alguna manera, tenemos algunos estudiantes para ayudarnos con los pagos de agua, luz y seguridad, al menos”, manifestó.

Ramírez comenzó con su negocio el 7 de diciembre de 2017. Aunque tenía poco tiempo de funcionar, asegura que de diciembre a abril de 2018 le había ido muy bien. Sin embargo, con el estallido de la crisis sociopolítica, se vio obligada a cerrar.

“No hay turismo, no hay nada aquí, no se puede. Los que se mantienen en León son algunos hoteles grandes. Sin embargo, tienen poca demanda. Ahorita se está subsistiendo con la renta de (cuartos) a estudiantes”, expresó Ramírez.

“Todos los negocios en sí están malos, tal vez las pulperías no, porque no se deja de comer, pero todos los negocios están mal”, añadió Ramírez, quien es médico general y cuenta con un consultorio privado en Managua, donde también lamenta que no hay demanda.

ADMINISTRACIÓN BAJO CRISIS

Matt Butler, administrador del hostal El Malinche, también en el sector de El Calvario, manifestó que junio resultó completamente malo, pero en julio la llegada de turistas extranjeros estuvo un poco regular porque en Estados Unidos era una temporada de vacaciones.

“Todo el año ha venido poca gente. El mes pasado (junio) estuvo malo y julio más o menos”, confirmó Butler, de nacionalidad estadounidense, quien asegura que no ha contemplado cerrar el negocio.

Butler tiene seis meses de estar a cargo de la administración de ese hostal. Antes, lo había estado administrando junto con una amiga, desde marzo de 2018, semanas previas al estallido de las protestas antigubernamentales, y no pudieron dejarlo porque trabajan bajo contrato.

“Otros chicos lo tuvieron por casi tres años y les fue muy, muy bien”, dijo Butler.

VISITAS DE TURISTAS

La crisis del turismo en León está bien reflejada en la Oficina de Información Turística de la ciudad, donde registran una caída de más del 90% de visitantes.

Ingrid Baca, administradora de la oficina, afirmó que de 2,000 visitas de turistas en enero de 2018, en el mismo mes de este año solo contabilizan 150.

Explicó que la oficina cerró operaciones después de abril de 2018, ante la ausencia de turistas nacionales y extranjeros y volvió a abrir sus puertas en enero del presente año, ante las expectativas de que el sector mejore.

“La mayoría de los turistas que venían aquí eran extranjeros, principalmente de Alemania. Vienen nacionales, pero solo es para ubicarse en algún lugar para comer y algo así”, expresó Baca.

A pesar de que la oficina no genera ingresos económicos con las visitas de turistas, los estudiantes de la carrera de Turismo se han visto afectados, porque no han podido culminar sus prácticas profesionales, indicó Baca.

“Los estudiantes tienen que realizar recorridos y si no viene un turista a solicitar un recorrido y si ni siquiera vienen a preguntar, ellos no pueden terminar sus prácticas”, señaló la encargada de la oficina de información.

La oficina de información turística pertenecen a la Alcaldía de León.

“Los estudiantes se encargan de guiar al turista, entregarles brochures, enviarlos a las tour operadoras, indicarles lugares, etcétera”, detalló Baca.

La mayoría de bares y restaurantes de León se están sosteniendo con los turistas nacionales, que según los propietarios de negocios, gastan menos que los extranjeros.