Tania Sirias
  •  |
  •  |
  • END

El atraso en el pago de viáticos de transporte y alimentación fue el detonante para que trabajadores del Recinto Universitario Carlos Fonseca Amador, Rucfa, reclamaran fuertemente frente a los portones de esta universidad.

El dirigente sindical Milton Mairena demandó a la decana Isabel Lanuza, a que cumpla con las cláusulas del convenio colectivo, pues de no ser así, los enfrentamientos continuarán.

Algunos trabajadores acusaron a la decana Lanuza, de ocupar a los dirigentes de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua, UNEN-Rucfa, como “mercenarios” para lanzar morteros e irse en contra del personal docente y administrativo de esta universidad.

Ánimos caldeados

Los ánimos estuvieron caldeados cuando los dirigentes de UNEN cerraron los portones y los trabajadores forcejearon para ingresar al recinto.

Estos actos violentos se podrían repetir, dijeron los protestantes, si Lanuza no entrega los viáticos y otros beneficios establecidos en el convenio colectivo.

Además, señalaron que la decana está acostumbrada a ver el recinto como si fuera una hacienda, pero que debe respetar el convenio colectivo, pues es un documento legal, firmado por la rectoría y el sindicato de trabajadores.

UNEN en la toma

Entre los estudiantes identificados están Marlon López Artola, Vicepresidente de UNEN-Rucfa, quien rompió uno de los portones del Rucfa y también participó en la quema de la sede de la UNEN Nacional y de los laboratorios de la UNAN-Managua.

Los trabajadores afirmaron que el pago de viáticos es una reivindicación laboral, la cual eleva la calidad en la educación universitaria.

Sin embargo, César Pérez, dirigente de UNEN, dijo que no apoyan a la fracción del Rucfa, porque hay “distancia” entre ambos grupos de universitarios.