•  |
  •  |
  • AFP

El programa antipobreza estadounidense Cuenta Reto del Milenio (CRM) duda que pueda reanudar algún día la colaboración con Nicaragua, declararon hoy miembros de su directiva, al día siguiente de terminar oficialmente con los proyectos de ayuda. Tanto en el caso de Nicaragua como de Armenia, dos países donde la CRM contaba con importantes proyectos, "para mí es inimaginable que puedan (esos proyectos) ser reanudados", señaló en una conferencia pública Lorne Carner, miembro del consejo de administración.

La agencia estadounidense contaba invertir un total de 175 millones de dólares en el Nicaragua a lo largo de cinco años, en proyectos de infraestructura y regulación de títulos de propiedad de tierras. La CRM decidió que no invertirá 62 millones de dólares que quedaban por invertir, y se limitará a terminar los proyectos iniciados.

Las polémicas elecciones municipales del pasado mes de noviembre, recusadas por la oposición nicaragüense, llevaron a CRM a suspender la ayuda en dos ocasiones, hasta la decisión final ayer. Nicaragua reaccionó señalando que la decisión de Estados Unidos es "una lástima porque castigan al pueblo", en palabras del canciller Samuel Santos.

En el caso de Armenia, CRM suspendió la construcción de varias carreteras en el país caucásico, también por las denuncias de represión política. "Es lamentable, pero la realidad en ambos países nos obligó a ello", añadió en la conferencia pública del consejo de administración el presidente interino de CRM, Rodney Bent.

La agencia, creada en 2004 durante la presidencia de George W. Bush, sigue ampliando su cartera de proyectos en el mundo, recordaron sus responsables. El Salvador, Guyana, Honduras, Paraguay y recientemente Colombia forman parte de esa cartera de proyectos en América Latina.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, que preside la CRM, ratificó el apoyo del gobierno de Barack Obama a la agencia, informó Bent.