• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Las dos agentes policiales que aplicaron una llave que casi asfixia a la abogada María Oviedo y el teniente que la empujó, fueron aceptados este miércoles por la jueza Nalia Úbeda para que sirvan como testigos contra la jurista en el proceso que se le abrió por haber dado una bofetada a un policía que la tomó por la cintura.

Por otro lado, la jueza rechazó todo argumento de la defensa de la abogada Oviedo, miembro de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), y decidió enviarla a juicio para el próximo 19 de agosto.

Las dos agentes policiales que servirán de testigos, Ana Pérez Córdoba y Escarlet Castillo Sánchez, aparecen en un video que se viralizó en las redes sociales, en el que se observa a una de las oficiales sujetar del cuello y arrastrar por un pasillo a la abogada, mientras la otra participaba como apoyo de esta acción.

El tercer testigo que presentará la Fiscalía contra la abogada de la CPDH es el teniente Danilo López, jefe de la Dirección de Armas y Explosivos de la Policía en Masaya (DAEM).

Las dos agentes policiales que aplicaron una llave que casi asfixia a la abogada María Oviedo y el teniente que la empujó, fueron aceptados este miércoles por la jueza Nalia Úbeda para que sirvan como testigos contra la jurista en el proceso que se le abrió por haber dado una bofetada a un policía que la tomó por la cintura.Isidro Hernández/Archivo/END

El teniente López es quien aparece en la acusación como víctima de la supuesta obstrucción de funciones policiales que presenta la Fiscalía, ocurrida el 26 de julio pasado, en la sede de la Policía de Masaya, cuando la abogada acompañaba al excarcelado y líder del Movimiento 19 de Abril en esa ciudad, Cristian Fajardo, citado por el vencimiento de una licencia de portación de armas.

Las pruebas

La audiencia inicial contra Oviedo se realizó bajo fuertes medidas de seguridad en los juzgados de Managua, y al salir expresó que la oferta probatoria presentada en su contra es insuficiente para pasar la causa a juicio.

"No se está cumpliendo con el debido proceso, pero confío en Dios que la justicia va a resplandecer", manifestó.

La abogada Leyla Prado, defensora de Oviedo, dijo que durante la audiencia de este miércoles observó que existe una serie de anomalías en el proceso encabezado por la jueza Úbeda Obando, quien a pesar de señalar lo que dice la ley en estos casos, rechazó todos los alegatos en favor de su defendida.

"En el intercambio de pruebas, el Ministerio Público no logró sustentar de que aquí estamos frente a un delito, puesto que Oviedo hizo solicitud de devolución de documentos y por eso fue empujada por el teniente Oscar López. La abogada, al darle una bofetada, hizo uso de la legítima defensa. Ante la falta de elementos de prueba que respalden la acusación de un hecho delictivo, pedimos el sobreseimiento, pero ella (la jueza) se negó”, dijo Prado.

La abogada defensora destacó que promovieron dos incidentes de nulidad, alegando que se están violando los derechos y garantías constitucionales de María Oviedo, porque se le está negando el derecho a su defensa.

Marcos Carmona, secretario ejecutivo de la CPDH, expresó que el proceso contra la abogada María Oviedo "es la criminalización del trabajo que hacen los defensores de derechos humanos”.

Carmona también señaló que este incidente se ha convertido en un juicio político, en el que antes de ser injustamente enjuiciada Oviedo, el sistema ya la condenó. Por eso están documentando cada paso del proceso para demostrar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la persecución de la que son víctimas los defensores de derechos humanos.

Oviedo y todo el equipo de la CPDH gozan de medidas provisionales por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).