• Rivas, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

No lo podía creer. Martha Elena Chévez, de 70 años, una habitante del barrio Buena Vista, en la ciudad Rivas, tenía en sus manos el recibo de luz correspondiente a julio y estaba incrédula por la suma que debía pagar: C$3,098.73.

“Me asusté y le pregunté al personal de Disnorte – Dissur, Rivas, por qué me había incrementado tanto el recibo de luz, y les mostré que desde inicio de año las facturas me llegaban entre C$1,300 y C$1,500, pero no logré nada con ir a presentar el reclamo y al final tuve que empeñar un terreno para pagar y no quedarme a oscuras”, relató.

Los dos últimos años el tema del recibo de electricidad ha sido un dolor de cabeza para esta mujer. Para enero del 2018 recuerda que pagaba, como máximo, C$500.

Cada mes, sin embargo, miraba que los números en los recibos iban aumentando: C$600, C$700, C$800… hasta que a inicios de este año rompió la temible barrera de los C$1,000.

Para mayo pasado el recibo alcanzó los C$1,529.65. Y en julio el golpe superó los C$3,000.

“En la casa habitamos seis personas y los que trabajaban han perdido sus empleos y tampoco nos pueden achacar que tenemos nuevos electrodomésticos”, reclama.

Según la anciana, su marido tiene 96 años y por su edad y problemas de salud permanece la mayor parte del tiempo acostado, sin hacer uso del servicio eléctrico. Lesber Quintero/END

La misma historia tiene Clementina Bustos, de 77 años, quien habita en una pequeña vivienda ubicada en el barrio La Puebla, de la ciudad de Rivas, con su cónyuge y un nieto.

“A mí me llegó una factura en junio por C$1,818.34 y en marzo, ya con nuevos incrementos, pagaba C$609, pero pese a que llegué a explicar a la empresa Disnorte – Dissur que me estaban cobrando de más, no me dieron la razón y tuve que ingeniármelas para pagar el recibo”, relata.

Según la anciana, su marido tiene 96 años y por su edad y problemas de salud permanece la mayor parte del tiempo acostado, sin hacer uso del servicio eléctrico más que para escuchar radio de manera ocasional, ya que según ella ni si siquiera tienen televisor.

Representantes de Disnorte – Dissur no atendieron las solicitudes de El Nuevo Diario para conocer una explicación a los reclamos de estos usuarios de electricidad.

Se conoció, sin embargo, que representantes de pequeñas empresas sostuvieron un encuentro con delegados de Disnorte – Dissur y del INE, aunque las quejas no han tenido respuesta.

Pero no solo los usuarios particulares han sufrido por el alto monto de los recibos de luz. Los pequeños empresarios también han dado a conocer una situación similar en Rivas.

Reyna Triguero, representante de la Cámara de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Turística de San Juan del Sur, confirmó que los propietarios de negocios turísticos atraviesan serias dificultades a causa del incremento en las facturas del servicio de electricidad.

Se conoció, sin embargo, que representantes de pequeñas empresas sostuvieron un encuentro con delegados de Disnorte – Dissur y del INE, aunque las quejas no han tenido respuesta.Lesber Quintero/END

"En los negocios las facturas de energía se han triplicado y ese problema lo tenemos todos y es insólito porque es cuando menos se está consumiendo energía debido a que la demanda de servicios turísticos es mínima, es cuando menos energía se consume y como estrategia se hizo la reunión con Indec, INE y Disnorte-Dissur, pero la situación sigue igual y hemos solicitado que se nos aplique una tarifa especial y seguimos esperando repuesta" explicó Triguero.

Jorge Aguilar, gerente del hotel Gran Océano, en San Juan del Sur, aseguró que los altos costos de la energía afectan a todas las empresas turísticas de la zona.

"Hay que estar claros de la baja que ha tenido el turismo y con los incrementos en el servicio de energía eléctrica no creo que logremos sobrevivir y una solución sería dar un tratamiento especial a estos negocios para que no fracasen y continúen dando empleo", concluyó Aguilar.

Marvin Pomares, director ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Defensa al Consumidor (Indec), explicó que en el primer semestre del presente año, 625 rivenses llegaron a las oficinas que tiene esta institución en Rivas a quejarse y reclamar por el incremento en los recibos de luz.

“Los usuarios llegan a quejarse por los altos costos de facturación de energía y la mayoría de los casos provienen de los municipios de Tola, San Jorge, Buenos Aires y de barrios de la ciudad de Rivas, como La Puebla, donde los recibos se han duplicado”, detalló.

En lo que va de este año, el INE ha autorizado tres alzas a la tarifa de la energía eléctrica, que suman un incremento de 6.31%.

En lo que va de este año, el INE ha autorizado tres alzas a la tarifa de la energía eléctrica, que suman un incremento de 6.31%. Archivo/END

La mayor de las alzas se registró en enero, cuando aplicaron el 3.28%.

Estimaciones del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide), indican que al iniciar el 2016 en el departamento de Rivas existían 39,482 viviendas y el 92% (36,449) contaban con servicio eléctrico, pero a marzo del 2019 la cobertura alcanzó el 97.1%, según datos de la Empresa Nacional de Trasmisión Eléctrica (Enatrel).