• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Nicaragua fue el país que mayor deterioro tuvo en sus indicadores de paz señala el Índice de Paz Global 2019 (GPI, por sus siglas en inglés).

La publicación desarrollada por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP, por sus siglas en inglés), ubico a Nicaragua en el puesto número 120 de un total de 163 países evaluados en el último año.

“Nicaragua registró el mayor deterioro de la paz en el GPI de 2019, con un puntaje general que se deterioró en 0.377, cayendo 54 lugares en el ranking”, señala el reporte.

“El declive de la paz en Nicaragua fue provocado por una crisis política en curso que comenzó en abril de 2018, cuando las protestas contra una reforma del sistema de pensiones fueron reprimidas violentamente por las fuerzas de seguridad del Estado y parapolicias, lo que aumentó la inestabilidad política y la intensidad del conflicto interno”, señala el Índice de Paz Global.

El informe agrega que el movimiento de protesta se expandió a manifestaciones más amplias contra la presidencia de Daniel Ortega e incluyeron demandas a reformas políticas de gran alcance, incluidas elecciones anticipadas.

NUEVE INDICADORES A LA BAJA

“Nicaragua retrocedió en nueve indicadores, incluido el encarcelamiento de delitos violentos, la estabilidad política y la intensidad del conflicto interno, lo que resultó en una caída de 54 lugares.”, menciona el Índice.

Añade que las fuerzas progubernamentales han continuado reprimiendo violentamente las manifestaciones, resultando en 328 muertes y más de 700 personas tomadas como presos políticos.

“Esto ha llevado a percepciones negativas de criminalidad de menor a mayor. Las relaciones con los países vecinos también se deterioraron el año pasado. La comunidad internacional criticó la respuesta represiva del gobierno a la crisis, mientras que Estados Unidos impuso sanciones a los nicaragüenses acusados de cometer abusos contra los derechos humanos o actos de corrupción”, menciona el documento.

DESCONFIANZA EN LA POLICÍA Y EJÉRCITO

Otro aspecto abordado en el reporte está referido a la desconfianza que se tiene de las fuerzas de orden público, tales como la Policía y el Ejército.

“En América Central, la confianza en la policía local es más baja en México y Nicaragua, con 38 y 40 por ciento de los encuestados respectivamente”, precisa el documento.

Además, a nivel mundial la confianza en la policía cayó de manera más significativamente en países como Afganistán, Venezuela, Madagascar, Mauritania, Nicaragua y Botsuana.

Por otro lado, en lo concerniente a confianza en las fuerzas armadas, el texto explica que Nicaragua y México fueron los únicos dos países que tuvieron disminución de la confianza en el ejército en América Central.

Antimotines impiden una marcha en Managua, en agosto del año pasado.. Archivo/END

Nicaragua cayó 17 puntos porcentuales a 38%, ubicándose en el lugar más bajo la región en términos de confianza militar. Esta caída de confianza está reflejada en la caída de Nicaragua en el GPI, ya que era el país con el mayor deterioro de la paz en 2019.

ANÁLISIS REGIONAL

El documento dedica un espacio particular a lo que está sucediendo en la región centroamericana y el Caribe. De acuerdo al reporte los disturbios civiles, los crímenes violentos y las disputas fronterizas caracterizaron el último año en la región, precisa la información.

“Manifestantes han pedido la renuncia de presidentes tanto en Nicaragua como en Honduras. Los refugiados que huyen de la violencia en la región se han congregado en la frontera sur de México con Guatemala, buscando acceso a México y Estados Unidos”, precisa.

En promedio, la región se deterioró debido a los niveles más altos de militarización y los niveles más bajos de seguridad. El gasto militar aumentó, mientras que los fondos de mantenimiento de la paz de la ONU disminuyeron, agrega.

“La tasa de encarcelamiento aumentó en cinco países, en comparación con tres donde disminuyó. La inestabilidad política también se deterioró, especialmente en Nicaragua, Panamá y Honduras y, aunque mejoró en otros cinco países, el tamaño de los deterioros superó las mejoras”, detalla el índice.

CONFLICTOS POLÍTICOS

Guatemala y Honduras también experimentaron escaladas en el “terror político” e inestabilidad.

El presidente guatemalteco, Jimmy Morales, quien ha sido investigado por corrupción por el Comité Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), respaldado por Naciones Unidas, ha expulsado al mismo mecanismo.

Mientras que en Honduras, manifestantes y la policía se enfrentaron en Honduras en enero de este año, ya que las inconformidades han continuado un año después de la reelección del presidente Juan Orlando Hernández a quien la oposición, incluido el ex presidente Manuel Zelaya, removido en un golpe de estado en 2009, acusa de fraude electoral.

“Los hondureños que han huido del país denuncian registros arbitrarios e incautaciones por parte de la policía militar que ingresa a las casas de activistas políticos, aunque el ejército niega tales actividades. La violencia de pandillas, la violencia contra periodistas y la censura de los medios siguen siendo un problema constante en el país”, señala el reporte.