• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Freddy Navas, Kenia Gutiérrez, en Peñas Blancas; Medardo Mairena y Pedro Mena, en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, fueron retenidos por policías motorizados y autoridades de Migración y Extranjería, según denunciaron ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

En el paso fronterizo de Peñas Blancas, los excarcelados miembros del Consejo Nacional del Movimiento Campesino, Navas y Gutiérrez, aseguraron que les pidieron la documentación y sus pasaportes, los registraron de pies a cabeza, voltearon la maleta, revisaron los teléfonos, nos tomaron fotos, videos y los interrogaron.

“Nos preguntaron qué andábamos haciendo en Costa Rica y fuimos sinceros de que participamos en la marcha por Nicaragua el domingo, luego la pregunta fue de qué partido (político) y cuál era nuestra ideología, y Kenia les respondió que nuestra ideología era la democracia, y el oficial con voz seca la mandó a callar alegando que no le preguntaba a ella, por lo cual Kenia reclamó. La situación no siguió, pero estuvimos retenidos por más de hora y media”, dijo Navas, comentando que supieron que a otros nicaragüenses también les hicieron inspecciones similares y les quitaron pertenencias personales.

Navas comentó que al llegar a la terminal de Ticabus, había media docena de policías motorizados esperándolos, y sin pensar mucho Gutiérrez y él detuvo un taxi, que pronto fue seguido por los motorizados.

Al percatarse de la persecución, pidió que diera la vuelta a la manzana y regresara a la terminal, al llegar fueron rodeados por los motorizados que le pidieron los papeles al conductor del taxi, y le ordenaron que los siguiera a la estación de Policía, entonces Navas y Gutiérrez quisieron bajarse, pero los agentes no querían permitirlo.

Gutiérrez alegó que escuchó decir a uno de ellos que se los llevarían presos, pero al ver la discusión, la gente en la terminal los ayudó a que no se los llevaran, por lo que los motorizados se retiraron.

El lunes por la noche, oficiales antimotines retuvieron por casi dos horas el periodista Emiliano Chamorro y al excarcelado Byron Corea, también en la frontera sur.

Nicas en Costa Rica protestan en San José. Cortesía/END

Por su parte, Gutiérrez dijo que el Movimiento Campesino convocó a la marcha en Costa Rica y la gente respondió positivamente.

“Todo el pueblo hizo presencia y fue una marcha impresionante. Sin embargo, al regresar nos enfrentamos con abusos de las autoridades, porque no estamos en un estado de derecho. Esta es de querer intimidarnos para que abandonemos la lucha y callarnos, pero no lo van a lograr. Nosotros estamos para defender nuestros derechos y luchar por una Nicaragua libre que nos merecemos. Ahora más que nunca, cada atropello, cada violación a nuestros derechos, es un motivo y nos da más para continuar en esta lucha”, dijo Gutiérrez.

Por su parte, Mairena y Mena también estuvieron en la CPDH por la mañana, alegando que también fueron retenidos por algunos momentos en la terminal aérea internacional, cuando regresaron de Costa Rica.

Los asistentes portaban la bandera de Nicaragua. Cortesía/END

“No somos ni siquiera extranjeros para que nos retengan. Es ilógico, cuando llegar a otro país no tenés problemas, pero si hay obstáculos cuando regresas a Nicaragua”, dijo Mairena, quien expresó que el régimen continúa asediando y tratando de amedrentar a los líderes.

El doctor Pablo Cuevas comentó que los atropellos en los puestos fronterizos y el maltrato es una violación a los derechos ciudadanos, como parte de la persecución continua de la que son objeto.

“Usan alguna excusa para tratar de retener a las personas, mientras alguien investiga y autoriza la salida, porque según los mismos agentes nos han confesado que en los puestos fronterizos y terminales aéreas tienen una alerta migratoria automática, incluso para los abogados de la CPDH”, dijo Cuevas.