• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La liberal Jesenia Flores Vega, exsecretaria del concejo municipal de Mulukukú, dijo que la alcaldía de ese municipio “ya la vemos como perdida”, por las acciones que ha emprendido el Gobierno en los últimos días contra el alcalde Apolonio Fargas y la municipalidad.

Flores regresó de su exilio en Costa Rica en junio pasado, justo cuanto Apolonio Fargas fue puesto en libertad, pero ella no ha podido volver a Mulukukú y su misma familia le ha pedido que no regrese para no “correr riesgos”.

“Estuve en el exilio. El 16 de septiembre salí hacia Managua y en enero a Costa Rica. Regresé en junio a Nicaragua, pero no he vuelto a Mulukukú. Mi familia me dice que no regrese, que mejor espere”, confió la funcionaria a El Nuevo Diario.

La administración de la municipalidad de Mulukukú insiste en que en ningún momento se negó a entregar información. Archivo/END

Dijo que supuestamente con la Ley de Amnistía ya no habría mayores problemas, pero ella cree que sigue la persecución y el asedio.

Los trabajadores de la Alcaldía de Mulukukú no saben con certeza lo que el Gobierno quiere hacer con la comuna y su personal, comentó.

En las elecciones municipales de 2017, Jesenia fue electa concejal en Mulukukú, representando al Partido Liberal Constitucionalista (PLC), y fue elegida secretaria del concejo municipal, cargo que desempeñó hasta septiembre del año pasado.

“No he renunciado, pero cuando salí al exilio dejé una carta acreditando por tiempo indefinido a mi suplente (Saúl Angulo)”, dijo.

Fargas no se ha exiliado

Hasta este lunes, Apolonio Fargas no se había exiliado y seguía oculto con su familia en Nicaragua.

“Ellos están bien”, aseguró Flores, descartando que puedan volver en estos momentos a Mulukukú.

“Exiliarse o no es una decisión personal. Sabemos que sigue en Nicaragua y que no ha renunciado al cargo”, aseguró por su parte Jorge Irías, representante del PLC en Managua.

La Contraloría General de la República realizó una auditoría en la Alcaldía de Mulukukú, que según Flores, “no tenía sentido, porque Apolonio Fargas ya había contestado en su debido momento al tema de dicha auditoría y no tiene caso acusar a alguien dos veces por la misma causa”.

Los trabajadores de la Alcaldía de Mulukukú no saben con certeza lo que el Gobierno quiere hacer con la comuna.  Archivo/END

Para Flores, el Frente Sandinista “en realidad quiere terminar poniendo como alcaldesa a Yahaira Chávez, quien fue la candidata a alcalde por ese partido”.

No negaron información

El administrador de la Alcaldía de Mulukukú, Luis Alberto Pichardo, afirmó que como municipalidad nunca negaron información a la Contraloría General de la República (CGR), sino que solicitaron una prórroga para darles las condiciones de mobiliario, oficinas y toda la documentación que pedían los auditores.

La administración de la municipalidad explicó a El Nuevo Diario que los auditores enviados por la Contraloría hasta la Alcaldía de Mulukukú, ubicada en el Caribe Norte de Nicaragua, llegaron el 5 de agosto pasado a solicitar quedarse para realizar una auditoría interna, a la que el alcalde Apolonio Fargas no se negó, pero solicitó una prórroga para dar las condiciones que solicitaban.

Veinticuatro horas después, el 6 de agosto, los auditores volvieron a presentarse a la comuna de Mulukukú y en esta ocasión, para indicarles que la solicitud de prórroga había sido negada, pero esta vez Fargas no se encontraba.

Pichardo habló vía telefónica con Fargas, quien se encontraba en diligencias en Managua, para explicarle lo que estaba sucediendo, por lo que volvieron a redactar una carta en la que solicitan una prórroga y expusieron sus motivos.

El Nuevo Diario tuvo acceso a la carta en la que la administración de la municipalidad pide prórroga para dar las condiciones y reunirse con el personal para que entregue toda la información, esta tiene el recibido de Léster López Calero, enviado de la Contraloría.

La Contraloría General de la República realizó una auditoría en la Alcaldía de Mulukukú, que según Flores. Cortesía/END

En la carta, la administración agrega que el alcalde, antes de dirigirse a Managua, se reunió con el personal administrativo existente y solicitó brindar toda la colaboración al personal de auditores, una vez que iniciaran sus labores.

El artículo 49 de la Ley Orgánica de la Contraloría General de la República refiere, en el acápite de Acceso a la Información: “La Contraloría General de la República, su Consejo Superior y, en general, los auditores gubernamentales internos y externos y los servidores públicos que ejercen labores de auditoría, tendrán acceso libre, directo e irrestricto a registros, archivos y documentos almacenados en cualquier medio que sustente la información en cuanto a la naturaleza de las operaciones auditadas. (…). Para efectos de este libre acceso, será suficiente que el requerimiento sea formalizado por escrito. En caso de rehusarse estos podrán ser obligados a través de requerimiento judicial que impulsará el Consejo Superior de la Contraloría General de la República”.

La administración de la municipalidad de Mulukukú insiste en que en ningún momento se negó a entregar información, por lo que ven ilegal el proceder de la Contraloría.

Actuación anómala

El excontralor Agustín Jarquín Anaya explicó que la forma de proceder de las autoridades de la municipalidad “fue correcta en términos de querer acogerlos, atenderlos, colocarles una oficina y solicitar, en este caso a la Contraloría, tener el tiempo para ello”.

Sin embargo, el actuar de la Contraloría lo consideró “anómalo”, por la forma en la que sustrajo la documentación y por no evaluar el segundo petitorio que hizo la administración de la Alcaldía, ente que sería objeto de una auditoría a la que no se estaba negando, sino solicitando un tiempo para darles las condiciones.

La Policía rodeó la casa de Fargas. Cortesía/END

“Debía (la Contraloría) tener en cuenta la solicitud del ente al que iban a auditar, no tenían que mandar inmediatamente un allanamiento, aunque si ellos hubiesen tenido dudas de que se estaba sustrayendo la información tenían que hablar con una autoridad judicial para que esa autoridad, con el acompañamiento de la Policía, entrara a tomar posesión, presentar la orden de allanamiento, dejar la copia de la orden, pero todo sin el atropello con el que lo hicieron”, apuntó Jarquín.

Añadió que la evidencia o documentos sustraídos están “manchados con nulidad”, porque fueron sustraídos de manera indebida, entonces, los resultados de esa auditoria serían nulos”, explicó.

Incertidumbre

La vicealcaldesa de Mulukukú, Silgia Gómez, explicó que ella ha decidido quedarse al margen de lo que sucede en la municipalidad hasta que la dirigencia del PLC le baje instrucciones.

“Por ley tendría que asumir, dado que el alcalde no ha regresado, pero por las críticas que hay de algunos diputados, concejales y trabajadores de la municipalidad he decidido esperar a que la dirigencia nacional del partido me dé orientaciones para proceder”, puntualizó.