•  |
  •  |
  • END

PUERTO CABEZAS

Por tercer día consecutivo, no fue posible que las embarcaciones que se dedican a la captura de langosta a través del buceo, pudieron zarpar hacia los bancos de pesca, debido a que Óscar Hodgson junto a sus seguidores, trancaron la entrada principal al muelle, sin permitir el acceso a varias embarcaciones cargadas con víveres, que esperan la tripulación para salir a faenar.

Unos 80 policías parados en forma de cadena, dotados de equipos de protección física, frenaron el avance de unos 200 hombres que permanecieron desde las nueve de la mañana hasta las seis de la tarde sobre la vía frente a los antimotines, a quienes ofendían verbalmente.

En horas de la tarde, el número de personas presentes en el muelle crecieron a más de 500 entre curiosos, observadores y seguidores de Hodgson.

A eso de las seis y media de la tarde, los manifestantes se trasladaron a las oficinas de la empresa Copescharle, donde unos 180 buzos se preparaban para salir a trabajar, pero no fue posible, debido a que los reclamantes amenazaron con entrar por la fuerza al local y prenderle fuego.

A pesar de las denuncias ante la delegación de la Policía Nacional en esta ciudad, en contra de Hodgson, se supo que el jefe de la Policía, comisionado Emilio Rodríguez, continúa mostrando temor en dar curso a las denuncias, debido a la posibilidad de que se les vengan encima el resto de los manifestantes y no puedan controlar la situación.

Wihta Tara en el anonimato

Mientras tanto, el Wihta Tara electo para gobernar las regiones autónomas se ha mantenido en el anonimato, debido que no comparece ante los medios ni en las manifestaciones.

Ayer se le vio de forma rápida en el plantón del muelle, donde bajo presión, intentaron obligar a la juez del barrio, Jenny Loandy, que les dijera a los policías que desalojaran las calles porque son tierras de la Mosquitia, donde el Estado no tiene potestad, y, de la misma manera, impedir el acceso de vehículos por esa calle.

Carlos Goff, propietario de la empresa Copescharle, dijo a este reportero que ellos habían preparado a la gente para salir, porque la Policía había dicho que garantizaría la seguridad para que los trabajadores bajen al muelle y suban a las embarcaciones.

Sin embargo, a última hora se tuvo que suspender la salida para evitar hechos lamentables, dijo el empresario costeño.

La pregunta que queda en el aire es: ¿Dónde están las autoridades regionales y el acuerdo de la reunión del pasado miércoles en las instalaciones de la Policía, donde dijeron que nadie detendría las salidas de los barcos, y señalaron a los manifestantes de delincuentes y pandilleros?