•  |
  •  |
  • END

Los síntomas de gripe y fiebre le preocuparon por la pandemia del virus H1N1, pero ir a pasar consulta le pareció una pérdida de tiempo, sin embargo, como salubrista tomó conciencia y decidió ir al Centro de Salud “Pedro Altamirano”, donde sus temores se hicieron realidad.

No es que le hayan detectaron la temida enfermedad, sino que comprobó la mala atención con que el personal recibe a la población para ver casos sospechosos del virus. Uno comiendo un mango y la otra chateando con su teléfono. Al solicitar atención y decir que llegaba a hacerse la prueba, la encargada de atender le dijo que quien decidía lo que se iba a hacer era ella, así que se fuera a sentar porque en 20 minutos podría verla.

Con todo el malestar agobiándola, y para evitar disgustos que la hicieran sentirse peor, entonces prefirió ir al Hospital Militar, donde ella paga a la seguridad social para ser atendida.

La atención, definitivamente, fue diferente y más rápida, aunque con sólo mencionar sus dolencias, le dijeron que sus síntomas no eran muy “floreados”, y sin mayor prueba le diagnosticaron una gripe común y silvestre.

“En todo ese momento observé en el personal del hospital, más de 500 formas para usar una mascarilla. En la frente, la cabeza, la nuca, el brazo, en las manos, el codo, en el cuello, y hasta en el oído. Sólo contadas veces me encontré con alguien que esporádicamente se la ponía cubriéndose su boca y nariz”, nos comenta Ana Quirós, Directora del Centro de Información y Servicios de Asesoría en Salud, Cisas.

Como especialista, ella comenta que, en las actuales circunstancias, lo que vio deja mucho que desear en el sistema de salud, a pesar de que el representante del Ministerio de Salud asegura que en nuestro país la situación se está abordando como si ya estuviera en fase pandémica, la cual fue declarada ayer a nivel mundial por la Organización Mundial de la Salud.

¿Y qué es lo que esconden?

“Desconozco si esto es general, pero esta muestra en dos centros de referencia nacional deja mucho qué pensar, principalmente con una institución hermética con ‘tintes’ partidarios en cuanto a la información del problema, como si tuvieron algo que esconder”, expresó.

Quirós comentó que le parece raro que en 38 días no se conociera ningún caso confirmado, y de manera repentina --en menos de dos semanas-- ya se contabilizan aproximadamente 56 personas con el H1N1, lo que significa un avance promedio de al menos 5 casos diarios, lo que en cualquier lugar debería ser alarmante, por lo que le parece una medida acertada las vacaciones largas para los estudiantes.

“Siento que el Minsa está haciendo esfuerzos, pero no a nivel general, sino sólo en zonas específicas, mientras no está llegando a informar masivamente de la mejor forma, ya que los medios de comunicación independientes tienen que recurrir al ‘refrito’ de los datos para presentar este problema de interés universal”.

La directora de Cisas señaló que en casos de emergencia de salud pública no se puede andar con medias verdades, pues se crea desconfianza en las instituciones, por eso la Ley General de Salud es clara sobre el tratamiento de la información, y los medios de comunicación, quienes también se deben a la responsabilidad social.