• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) instó a organismos internaciones defensores de los pueblos indígenas a que exijan al Estado de Nicaragua la aplicación de medidas cautelares y provisionales, otorgadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) y la CIDH a las comunidades miskitas, para garantizar el retorno de los comunitarios desplazados.

El Cejil, basándose en estadísticas del Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Caribe de Nicaragua (Cejudhcan), afirmó que 3,008 indígenas han tenido que desplazarse de sus territorios, debido a la violencia que ocasionan las invasiones de colonos que les quitan las tierras.

De 10,817 habitantes de 12 comunidades visitadas por el Cejil, el 35% ha tenido que desplazarse de manera forzosa hacia comunidades cercanas en Honduras, y otros a zonas urbanas del Caribe Norte de Nicaragua.

El organismo presentó un informe este martes en el Instituto Interamericano de Derechos Humanos., explicando el desplazamiento forzado de habitantes de 12 comunidades indígenas, como consecuencia de la invasión de colonos en los territorios ancestrales.

Esas acciones y omisiones estatales, según el Cejil, “han puesto en riesgo la sobrevivencia de estos pueblos. Cortesía/END

El organismo pide que se inicie un proceso de saneamiento de los territorios indígenas, que se adopten medidas para garantizar el retorno de las familias indígenas desplazadas a sus comunidades de origen y dé acceso adecuado a servicios de salud, educación, agua potable, vivienda y alimentación, entre otros.

Asimismo, solicita a los actores internacionales demandar al Estado de Nicaragua que investigue de forma exhaustiva e imparcial todas las denuncias de violaciones a derechos humanos cometidos contra las comunidades misquitas, incluyendo amenazas, asesinatos, lesiones, secuestros y violencia sexual.

3,008 indígenas han tenido que desplazarse de sus territorios. Cortesía/END

El informe “Resistencia Miskitu: Una lucha por el territorio y la vida” señala la “falta de acción gubernamental para prevenir y sancionar los ataques de colonos a las tierras indígenas, lo que ha creado un clima de impunidad que ha propiciado más invasiones y el desamparo de las comunidades indígenas”.

El documento se basó en la situación y las experiencias de miembros de las 12 comunidades misquitas, que el Cejil y el Cejudhcan acompañan en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH).

El informe critica la ausencia de medidas estatales para mitigar los impactos del desplazamiento forzado y el limitado acceso a sus tierras.

Además, advierte que el Estado de Nicaragua “no ha cumplido con sus obligaciones internacionales respecto a los derechos de los pueblos indígenas y las personas que los defienden”.

Abandono estatal

Cejil recopiló testimonios en visitas de campo entre enero y mayo de 2018 en las comunidades deFrancia Sirpi, Esperanza Río Coco, Esperanza, Río Wawa, Klisnak, Santa Clara, Santa Fe, San Jerónimo, Wisconsin y Wiwinak.

La organización resalta que el abandono estatal a las comunidades miskitas “no es reciente”, pero es “producto de la ausencia de políticas públicas dirigidas a garantizar plenamente los derechos de los pueblos indígenas, así como la tolerancia de las autoridades ante las actuaciones delictivas de los colonos invasores”.

Esas acciones y omisiones estatales, según el Cejil, “han puesto en riesgo la sobrevivencia de estos pueblos, sus derechos a la identidad cultural y a una vida digna