• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

De las 11 muertes provocadas este año por el dengue en Nicaragua, 9 son menores de 15 años, según la doctora Martha Reyes, de la Dirección de Vigilancia para la Salud del Ministerio de Salud (Minsa).

En una entrevista brindada a medios oficialistas, Martha Reyes, explicó que los niños son los mayores afectados por esta enfermedad, lo cual los ubica cómo el grupo más vulnerable, seguido de las mujeres embarazadas y los adultos mayores.

De acuerdo con las declaraciones de la funcionaria, el problema con los niños es que en muchas ocasiones estos no pueden expresar que se sienten mal y cuando ya los llevan a un centro asistencial es demasiado tarde.

“Normalmente los niños tienen una mayor susceptibilidad a las complicaciones, además el niño pequeño a veces le cuesta poder expresar que se siente mal, normalmente el niño se pone deprimido o se pone irritable. Entonces es una situación muy importante que no nos podemos quedar en casa con los niños cuando presentan fiebre, sabiendo que tenemos la circulación del dengue en nuestro país”, declaró Reyes.

De las 11 muertes provocadas este año por el dengue en Nicaragua, 9 son menores de 15 años. Archivo/END

Los meses en los que el dengue ha causado más muertes en Nicaragua son julio, con tres decesos, todos menores de edad, y agosto, que en solo dos semanas ya deja tres muertos.

De las víctimas mortales de agosto solo se conoce el caso de la niña de nueve años, Ana Gabriel Castañeda, quien se rindió a la muerte luego de tres días de estar hospitalizada.

En relación con las tasas de incidencia de dengue por edad y sexo, a nivel de Latinoamérica, según el último informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), los niños de ambos sexos del grupo de 5 a 9 años presentan las tasas de incidencia más altas, seguidos por el grupo de 10 a 14 años.

En América Latina, el dengue representa un problema de salud pública y según especialistas de la OPS, las manifestaciones de la enfermedad son complejas, pero su tratamiento es relativamente sencillo, poco costoso y muy eficaz para evitar que se pierdan vidas, siempre y cuando se hagan intervenciones “correctas y oportunas”.
De acuerdo con la OPS, la clave para evitar las muertes por dengue, especialmente en los menores de edad, es reconocer con anticipación los signos de alarma en las diferentes fases de la enfermedad, para así brindar la atención requerida.

La OPS recomienda a los centros asistenciales, que ante la duda de diagnóstico clínico entre dengue, chikungunya o zika, en todo paciente (en particular los niños), sea manejado como caso de dengue para que se realice un seguimiento diario y poder detectar los signos de alarma de gravedad a tiempo y no cuando ya no se puede hacer nada.

Francisco Toledo, médico especialista en prácticas hospitalarias y comunitarias de Nicaragua, explicó a El Nuevo Diario por qué los niños son los más afectados por el dengue.

“Quienes más están en la casa son los niños y el blanco del zancudo es el niño y hasta los adolescentes, porque los adultos vamos a trabajar. El dengue es una enfermedad viral y el tratamiento para la fiebre es acetaminofén, pero eso no va a evitar que dé dengue hemorrágico”, explicó el médico.

El último informe de la OPS ubica a Brasil cómo el país con más víctimas mortales por dengue (485), seguido de Honduras ( 82), Colombia (35), Guatemala (34) y México (20).

Francisco Toledo, médico especialista en prácticas hospitalarias y comunitarias de Nicaragua, explicó a El Nuevo Diario por qué los niños son los más afectados por el dengue.  “El blanco del zancudo es el niño”. Archivo/END

Nicaragua es el país de Centroamérica que registra menos víctimas mortales a causa de esta enfermedad.

El último boletín epidemiológico del Minsa indica que había 67,000 casos sospechosos de dengue.