• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Ana Gabriel Castañeda, de 9 años de edad, residía en el barrio El Recreo, Distrito III de Managua, y fue ingresada de emergencia en una clínica previsional el domingo 11 de agosto, a causa del virus del dengue, pero el día 13 presentó convulsiones y falleció por paro respiratorio.

En lo que va del año han muerto 11 personas por dengue, según informes del Gobierno, incluyendo la niña del barrio El Recreo; y de ese total, desde julio las personas fallecidas han sido 4 menores de edad, todas niñas.

Tres de estas niñas murieron el mes pasado, entre ellas la bebé Gladys Massiel Portillo Parrales, con apenas 7 meses de nacida, quien falleció en Diriamba, Carazo, el 15 de julio.

Otra víctima fue Yorlayne Marielita Herrera González, de 6 años, originaria de Puerto Morazán, Chinandega, quien falleció el 2 de julio; y la tercera víctima fue Nadia Esther Sánchez Picado, también de 6 años, del barrio Héroes y Mártires de Masaya, quien murió el 24 de julio.

Tres mil casos en una semana

En declaraciones a medios oficialistas, Martha Reyes, directora de Vigilancia para la Salud, del Ministerio de Salud (Minsa) afirmó que en la última semana en Nicaragua se trataron 3,105 nuevos casos sospechosos de dengue.

Mientras la cantidad total acumulada es un poco mayor de 67,000 casos de dengue sospechoso y 2,600 han sido confirmados mediante pruebas de laboratorio.

Estelí, Masaya y Managua fueron los departamentos donde diagnosticaron el mayor número de nuevos casos de dengue la semana pasada, según información oficial.

Reyes señaló la responsabilidad que tiene cada familia para implementar medidas que permitan evitar la proliferación de criaderos en los hogares, efectuando labores de limpieza tanto a lo interno como a lo externo del hogar, deshaciéndose de objetos que puedan acumular agua.

“El esfuerzo nuestro debe ser dirigido a controlar al mosquito”, dijo, y recordó que el período de incubación del vector es de 7 días.

Grave crisis regional

El virus del dengue ha provocado un verdadero sismo en los sistemas de salud pública de la región centroamericana. Honduras, Guatemala y Nicaragua integran el trío de países que concentran, tanto la mayor cantidad de casos acumulados, como de víctimas a consecuencia de la epidemia.

De hecho, cifras de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) reflejan que hasta la semana pasada en la región, un total de 125,422 personas se habían contagiado con el virus que ha provocado la muerte de 139 personas, siendo Costa Rica el único país que no reporta decesos.

Además, si se agregan los datos que hay registrados en México, donde 44,210 personas han sido contagiadas con el virus y otras 20 han fallecido, el panorama para Mesoamérica se vuelve mucho más complicado.

Sugiere plan conjunto

A juicio de Carmen Torres, especialista en Salud Pública, lo que acontece en Centroamérica debe ser asumido como un esfuerzo regional por parte de las autoridades sanitarias mediante la estructuración de planes interrelacionados que involucren acciones encaminadas a la destrucción de los criaderos de mosquitos transmisores del dengue.

“Esto ya no se trata únicamente del asunto de un país, sino de un esfuerzo conjunto. Hay que diseñar un plan de trabajo que debe ser ejecutado entre Honduras y Nicaragua y las otras fronteras (Honduras-El Salvador, Nicaragua- Costa- Rica)”, afirma Torres.

De acuerdo con la especialista, dicho plan debe involucrar acciones conjuntas entre el Minsa, las municipalidades y la población de las localidades para focalizarse en implementar medidas que permitan destruir los criaderos del mosquito, especialmente ahora que están aproximándose los meses más copiosos de la época lluviosa.

“El alcalde o la comunidad pueden contribuir con el rociamiento de insecticida en las afueras de las viviendas, se deben estructurar también planes para el manejo de la basura, limpiar campos baldíos”, dijo Torres.

Por otro lado, desde el Minsa se deben realizar investigaciones para determinar la cantidad exacta de población de mosquitos que existe en el país, también las familias tienen que asumir medidas de cuidado personal, como por ejemplo usar mosquiteros para dormir, repelentes y en el caso de los niños procurar vestirlos con pantalones, mangas largas a lo largo del día.

Otro aspecto que Torres sugiere es solicitar apoyo a entidades especializadas como el Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) de México, el cual podría asesorar a los organismos de salud del istmo en aspectos de técnicas para combatir al zancudo transmisor del dengue desde las comunidades o bien brindar aportes económicos.

Honduras

Un argumento parecido fue externado a inicios de esta semana por el comisionado de los Derechos Humanos de Honduras, Roberto Herrera, quien declaró a medios de ese país que los ministerios de Salud del istmo deben de ajustar planes conjuntos y diseñar mecanismos urgentes para poder controlar al vector transmisor del virus el zancudo Aedes aegypti.

Herrera, urgió a las autoridades regionales de salud a pedir apoyo a la comunidad internacional, antes que la epidemia sea incontrolable.

El virus del dengue ha provocado un verdadero sismo en los sistemas de salud pública. Archivo/END

“Esta epidemia es humanamente intolerable”, dijo el defensor de derechos humanos.

Precisamente, el martes pasado, una delegación del Ministerio de Salud y sistema de emergencia proveniente de Honduras, se reunió con sus pares de Nicaragua para diseñar estrategias conjuntas para combatir al vector.

Entre los aspectos acordados en el encuentro, según medios oficiales se ha agendado una segunda reunión de seguimiento en las próximas semanas para evaluar planes de trabajo conjunto.

Al respecto, por el lado hondureño adelantó que estarán realizando monitoreo sobre los casos de dengue que sean reportados en municipios fronterizos con Nicaragua.

Torres comparte este criterio y señala que a lo interno del país también debe efectuarse este tipo de medidas.

El 30 de julio pasado, el Gobierno de Nicaragua emitió una declaración de alerta sanitaria a nivel nacional, la cual se mantendrá vigente hasta el próximo mes de noviembre.