• Estelí, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Tres carreras profesionales. Tres hijos. 40 años. Karla Patricia Rostrán Dávila no se suicidó, aseguran sus familiares, quienes denuncian que el cadáver presentaba golpes en un costado y están a la espera de un dictamen del Instituto de Medicina legal (IML).

El cuerpo sin vida de Rostrán Dávila estaba sin ropa, dicen sus familiares, y remarcan que presentaba golpes en un costado.

Esos golpes, afirman los parientes de Rostrán Dávila, indican que no se suicidó, como se especuló en algunos medios de comunicación.

Mamá Karla Patricia Rostrán Dávila no cree que se haya suicidado / Máximo Rugama Vecinos explicaron que al pasado 11 de agosto, Napoleón Zeledón, quien tenía dos años de relación con Rostrán Dávila, habría encontrado el cuerpo sin vida y llamó a la Policía, pero no a la familia de la víctima.

Todo ocurrió en una casa donde funciona una fritanga en la calle principal de Altamira, una popular colonia de Managua.

Cuatro días después de lo ocurrido, el caso está sin esclarecerse.

La familia de la mujer, oriunda de Estelí, expresa muchas dudas sobre su fallecimiento y hasta el momento la Policía Nacional no ha emitido una declaración oficial del caso, ni el IML ha entregado el dictamen médico oficial.

Los parientes resaltan que la mujer nunca mostró tendencias suicidas y más bien la describen como una persona muy alegre, inteligente, amigable, carismática, amante de la vida y a quien le gustaba ayudar a los demás.

“Mi hija amaba la vida, siempre se preocupó por obtener sus cosas en la vida a puro pulso (de forma honesta). Era alguien con valores humanos y con espíritu de servicio”, destacó la profesora Lilliam Dávila, madre Rostrán Dávila.

La mujer tenía tres carreras profesionales: Derecho, Mercadeo, y Contaduría y Finanzas.

Antes de iniciar su relación con Napoleón Zeledón, había procreado tres hijos con su anterior pareja.

Sepelio de Karla Patricia Rostrán en Estelí / Máximo Rugama Los niños tienen 13, 11 y 10 años. Viven en Estelí, a cargo de su abuela materna, luego de que Rostrán Dávila se trasladara a vivir a Managua junto con Zeledón.

Antes de tener a sus hijos, esta mujer había trabajado por varios años en el área administrativa de un hotel de lujo en Costa Rica, donde recibió varios reconocimientos por su destacada labor.

En Managua, se desempeñaba como abogada independiente, ofreciendo servicios legales, principalmente en temas civiles.

Rostrán Dávila estudió derecho (su última carrera) en la Universidad Internacional de la Integración Regional de América Latina (Unival), en Estelí.

Sus excompañeros de clases tampoco creen que se haya suicidado, porque jamás mostró tendencias depresivas.

“Conocí que tuvo que enfrentar muchas dificultades. Nunca se derrumbó o se deprimió ante cualquier problema o circunstancia”, dijo la ingeniera Arlen Ruiz, amiga de la infancia.

La Policía aún no se pronuncia sobre el caso de Karla Patricia Rostrán / Máximo Rugama Tres familiares de Rostrán Dávila viajaron este miércoles de Estelí a Managua, para solicitar información sobre las causas de su muerte, sin embargo no recibieron respuesta.

Rostrán Dávila era la mayor de tres hermanas. La sepultaron el martes en Estelí.

Al sepelio asistieron representantes de organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres, quienes demandan que esta muerte sea esclarecida.