Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Miembros del Consejo de Ancianos, representantes de buzos y pescadores de Puerto Cabezas, pidieron castigo para los policías que dispararon contra un grupo de protestantes, de los que resultaron tres heridos de balas en los choques del pasado martes, cuando los buzos y empresarios no llegaron a ningún acuerdo respecto del precio por libra del camarón. De igual manera, solicitaron la intervención de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, para mediar en el conflicto porque según los denunciantes son acosados por autoridades policiales y militares.

Susana Marley, coordinadora municipal de la sociedad civil en Waspán y Río Coco, señaló que para detener a los protestantes bien pudieron utilizar gases lacrimógenos y balas de goma, sin embargo, dispararon a mansalva con municiones reales dejando a tres personas lesionadas, entre las cuales uno está grave.

Por su parte, el reverendo Ismael Ramírez, miembro del Consejo de Ancianos aseguró que el objetivo de la protesta es el reclamo de sus derechos laborales, tras rechazar que los lesionados sean delincuentes y pandilleros. “Los empresarios firmaron acuerdos y compromisos sobre la seguridad de los buzos y nada de eso se ha cumplido, hay aproximadamente 150 personas que en los últimos años han quedado lisiados por la falta de equipos, pero nadie vela por ellos y hay entre 5 o 6 muertos por la misma razón. Además nos están bajando los sueldos”, manifestó Ramírez.

El reverendo pidió a las autoridades, tanto militares como policiales, que dejen de acosar a la población, porque hasta el aeropuerto tienen militarizado. Además, pidió a funcionarios del Ministerio del Trabajo que constaten las malas condiciones en las que están laborando, y solicitó a la policía que investigue qué agentes dispararon contra la población el pasado martes.

Entre tanto, Marcos Carmona, director de la CPDH, manifestó que la próxima semana enviarán un equipo para investigar el problema, además que se entregará una carta a la comisionada general Aminta Granera, para que la Policía Nacional indague sobre los que atentaron contra la vida de los pobladores.