• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La República Islámica de Irán es considerada por EE. UU. y las naciones del bloque occidental, como una nación que fomenta actividades terroristas y amenaza con destruir a países vecinos, entre estos Israel.

El exdiplomático nicaragüense Julio Icaza Gallard explicó que EE. UU. acusa a Irán de “proporcionar apoyo a Hamas, Hezbollah y el Yihad Islámico en Israel”, por lo cual se le señala como un país peligroso.

Esta semana trascendió que Nicaragua, además de la firma de un memorando de entendimiento para intercambio comercial con el Gobierno iraní, recibió la solicitud de este de eliminar el visado entre ambas naciones.

“Lo más peligroso es el acuerdo de libre visado, por las facilidades que podría representar para la movilización de células terroristas, y los acuerdos que no se conocen de apoyo iraní a los cuerpos armados”, aseguró Icaza, quien fue embajador de Nicaragua en la Organización de Estados Americanos (OEA).

“El Senado de los EE. UU. declaró a los Guardias Revolucionarios iraníes como una organización terrorista”, añadió Icaza, para resaltar el riesgo que significa tener una alianza con Irán.

Dijo que al problema del apoyo iraní a organizaciones terroristas, se ha sumado el del enriquecimiento de uranio y la capacidad de este país para construir bombas atómicas.

A criterio de Icaza Gallard, “Nicaragua no gana nada con esta política y en cambio, arriesga mucho”.

Los iraníes se encuentran en una lista de casi 40 países que tienen que solicitar visa consultada a una delegación diplomática nicaragüense.

Por otro lado, pueden permanecer en Irán sin visado, entre 15 y 90 días, solo ciudadanos de siete países: Turquía, Líbano, Azerbaiyán, Georgia, Bolivia, Egipto y Siria.

Esta semana trascendió que Nicaragua recibió la solicitud de este de eliminar el visado entre ambas naciones. AFP/Archivo/END

El exdiplomático manifestó que la relación con Irán “no ha proporcionado nada a Nicaragua económicamente”, y en cambio, casi el 40% de las exportaciones nicaragüenses tienen como destino los EE. UU. y la mayor proporción de las remesas que recibe Nicaragua proceden del país norteamericano.

Para Icaza, el acercamiento a Irán y los acuerdos firmados por la delegación de Nicaragua que visitó ese país en los últimos días, deben ser analizados en el contexto del enfrentamiento político del presidente Daniel Ortega con EE. UU.

Fuera de la ley

Un informe del Departamento de Estado de EE. UU. del año 2018, titulado “Un régimen fuera de la ley, una crónica de las actividades destructivas de Irán”, detalla una serie de acciones de índole terrorista en las que participa Irán en su país y a nivel internacional.

Según el documento, desde 1979 la principal herramienta del régimen iraní para ejecutar la misión de llevar a cabo actos de terrorismo y financiar a grupos terroristas, ha sido el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI).

END

“El CGRI es el conglomerado más poderoso de Irán, que difunde y consolida su control sobre gran parte de la vida iraní. Su marina amenaza con regularidad la libertad de navegación en el Golfo Pérsico, mientras que su Fuerza Aeroespacial dirige el programa de misiles balísticos del país desafiando las resoluciones del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Sus fuerzas terrestres se despliegan en el extranjero para reforzar el régimen de (Bashar Al) Assad en Siria y su fuerza paramilitar Basij se moviliza en el país para vigilar y hostigar a los iraníes corrientes”, menciona el informe.

El documento agrega que desde 1979 Irán ha establecido una política de estado para dirigir, facilitar y llevar a cabo actividades terroristas a nivel mundial.

A diferencia de casi cualquier otro país, la República islámica ha apoyado el terrorismo dentro de sus propios aparatos militares y de inteligencia: el IRGC-QF y el Ministerio de Inteligencia y Seguridad (MOIS).

El Departamento de Estado detalla las supuestas “actividades ilícitas de financiación” de la República islámica. Archivo/END

Los ataques

El informe estadounidense establece que “el IRGC-QF (Ministerio de Inteligencia IRANÍ) está activo en todo el Oriente Medio y ha planeado o llevado a cabo ataques terroristas en cinco continentes”.

Cuando no puede o no quiere actuar directamente, el régimen iraní ha dominado el uso de grupos representantes terroristas, como el Hezbollah libanés, la Yihad islámica palestina, las Brigadas Bareiníes Al-Ashtar y el Hezbollah iraquí Kata’ib.

El documento hace mención del desarrollo de misiles balísticos en Irán, lo que considera una amenaza “crítica” para la seguridad regional.

“Irán tiene la mayor fuerza de misiles balísticos en Oriente Medio y continúa explorando múltiples vías para expandir sus capacidades de misiles de mayor alcance. Reconociendo esta amenaza, el Consejo de Seguridad de la ONU había trabajado previamente para imponer fuertes limitaciones a las actividades de proliferación de Irán. Sin embargo, este progreso retrocedió después de la adopción del Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) en 2015, que no abordó el programa de misiles balísticos de Irán”, agrega.

El Departamento de Estado detalla las supuestas “actividades ilícitas de financiación” de la República islámica, que “socavan la integridad y seguridad del sistema financiero mundial”.

END

“El régimen iraní se apoya en actividades de financiamiento opacas y fraudulentas para financiar a sus representantes y apoyar su proliferación de misiles balísticos y otras armas. En el último año, el IRGC-QF ha sido expuesto por el uso de compañías de fachada para mover fondos, adquirir materiales y tecnologías restringidos, explotar redes de cambio de divisas en países vecinos y producir moneda falsificada”, explica.

El informe, en su capítulo cuarto, menciona que Irán ha amenazado repetidamente con interferir con la libertad de navegación y el transporte internacional en áreas como el Golfo Pérsico, y señala que las fuerzas navales del CGRI se han involucrado en numerosos incidentes peligrosos y no profesionales con embarcaciones navales y cuentan con un historial de detención ilegales de marineros estadounidenses y del Reino Unido.

Precisa que en el Mar Rojo, militantes hutíes respaldados por Irán han atacado buques de guerra de la coalición y buques comerciales saudíes y que ha participado en el envío ilícito de armas a otras regiones.

El documento del Departamento de Estado de EE. UU. también señala que la nación islámica ha llevado a cabo una serie de ataques cibernéticos que involucran vigilancia y sabotaje que afectan a infraestructura crítica, entidades financieras y comerciales e instituciones educativas.

“También ha desplegado sus capacidades cibernéticas para identificar y silenciar a los críticos a nivel nacional y difundir sus campañas de desinformación en el extranjero”, agrega.

END

En el documento se aborda el supuesto abuso en los derechos humanos en Irán, como la persecución hacia los activistas de la sociedad civil y la implementación de políticas agrícolas equivocadas que están llevando a una posible crisis ambiental.

En octubre de 2005, el entonces presidente de Irán, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad, afirmó que el Estado de Israel debe desaparecer del mapa mundial, mientras el líder supremo de ese país, el ayatolá Ali Khamenei, ha pronosticado la desaparición de Israel y los Estados Unidos.

En 2018, EE. UU. volvió a imponer las sanciones a Irán, luego que el presidente Donald Trump retirara al país del histórico acuerdo firmado por varias potencias internacionales con Irán en 2015.

Las sanciones incluyen el bloqueo para comerciar diferentes productos con la comunidad internacional.