•  |
  •  |
  • END

León

El orgullo y la soberbia de algunas personas ocasionaron la decisión irreversible de los Estados Unidos de cancelar la Cuenta Reto del Milenio, dijo el Obispo de la Diócesis de León, monseñor Bosco Vivas.

“Yo estoy claro y comparto este sentimiento de que las ayudas no deben condicionarse, sino que deben venir con el deseo de apoyar al desarrollo de los pueblos, y la convivencia pacífica entre las personas”, expresó, tras mencionar que la población del norte del país también se encuentra frustrada porque perdió la posibilidad de recibir la ayuda económica en una segunda fase del proyecto.

Según el religioso, las personas que están constituidas de alguna manera como autoridad, no responden a ellos mismos, sino que se deben a la inmensa mayoría del pueblo que representan, refirió el obispo en clara alusión al presidente Daniel Ortega.

“Tenemos que ser agradecidos con las ayudas que recibimos de países amigos, además, usar las ayudas para los objetivos para los cual fueron dadas; si las ayudas fueron destinadas a título personal, yo tengo toda la libertad de decir no, pero si estos beneficios son para otras personas que necesitan dicha ayuda, yo soy responsable con mis actitudes que esa ayuda llegue adonde tenga que llegar, tengo que dominar mi orgullo, mi vanidad, y pensar más en el bien de los demás que en el bien propio”, agregó el Obispo de León.

Errores electorales

De acuerdo con monseñor Vivas Robelo, el hecho de reconocer los errores no desvirtúa de ninguna manera la dignidad de una persona, institución o país.

“Si se ha cometido errores, esos errores son denunciados por las personas o instituciones perjudicadas; mucha gente dentro y fuera del país ha expresado anomalías durante las elecciones; han manifestado que hubo ahí un manejo no muy bien habido. Lo menos que puede hacer el gobierno es acceder a revisar las actas de escrutinio y si se comprueba que hubo fallas hay que reconocerlas y enmendarlas”, dijo el religioso.

Además, agregó que al recocer los errores electorales, y demostrar humildad con el deseo de corregir las consecuencias de lo que se hizo, y con el propósito de no volver a cometer los mismos errores, el gobierno recibe el perdón, que dentro del seno de la Iglesia Católica es considerado como la penitencia adecuada y la manera de conseguir el perdón de Dios. Por lo tanto, todo se puede disculpar, mientras haya humildad, en el ejercicio del poder”.

Más pobreza y miseria en Occidente

“Un pueblo en la miseria, con hambre y con una baja autoestima, es un pueblo ignorante, y, por lo tanto, más fácil de manejar que un pueblo trabajador y con deseos de superación. Es por eso que a Daniel Ortega le interesa sumergir en la miseria a nuestro, país para manejarlo a su antojo y conveniencia”, aseguró Gilma Balladares Terán, representante de la Sociedad Civil y Miembro de Honor en la Junta Directiva de la CRM.

Señaló Balladares Terán que la cancelación de los 64 millones viene a generar más pobreza en la población nicaragüense. “Siento la tristeza y la miseria de mi pueblo. Esta situación la veo todos los días desde la Fundación para el Desarrollo de León, (Fundapadele), en donde trabajo desde hace más de 10 años con proyectos de asistencia social dirigidos a la clase menos favorecida”, dijo.

La representante de la Sociedad Civil agregó que el presidente Ortega tiene una posición totalmente equivocada y está en contra de los intereses de Nicaragua. Creo que no le interesa León, porque aquí no hay nada, no vemos ningún avance, sólo dificultades, desempleo y más pobreza, refirió.

“Los departamentos de León y Chinandega no sólo han perdido la ejecución de proyectos, sino los beneficios indirectos de desarrollo personal a través de las capacitaciones y de la organización comunitaria a favor del desarrollo económico y productivo”, añadió Balladares Terán, tras señalar que la cancelación de los 62 millones de dólares es una tragedia para el pueblo.

Asimismo, destacó que un sinnúmero de proyectos relacionados con infraestructura vial, regulación de la propiedad y negocios rurales, quedarán sin ejecutarse.