• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Margarita Ortiz vive una pesadilla por el fallecimiento, a causa de dengue, de la pequeña de seis años Kendra Guadalupe Obando, de quien era tutora legal.

Según relató, la pesadilla comenzó el martes 6 de agosto, cuando la pequeña experimentó alta temperatura, por lo que se trasladaron a la clínica previsional donde ella está asegurada.

En ese sitio no pudo pasar consulta, porque le dijeron que debido a que “los apellidos de ella y la menor no coincidían, no la podían atender”.

Ante esa situación, se regresaron a la casa y notó que a la niña le bajó la temperatura.

Al día siguiente, a la niña no la enviaron a clases y permaneció en casa, tranquila, sin ningún síntoma.

“Hasta jugó con sus hermanos”, dice Ortiz.

SE COMPLICA

Un día después, el jueves 8 de agosto, la menor volvió a despertar con malestar, por tal motivo la hermana de Ortiz la llevó a pasar consulta al Centro de Salud Edgar Lang, de Managua, donde la evaluaron y diagnosticaron que tenía la presión baja, remitiéndola de emergencia al Hospital Fernando Vélez Paiz.

En ese centro asistencial el cuadro de la menor se agravó y comenzó a presentar altas temperaturas y dolores.

Los médicos le realizaron pruebas de laboratorio y dio positivo para dengue.

“No puedo alegar negligencia, los doctores hicieron todo lo que pudieron para curar a mi niña, tenía retención de líquido en los pulmones, su corazoncito se creció y falleció el viernes, 9 (de agosto) a la 3:30 de la tarde”, dijo Ortiz.

De acuerdo con el acta de defunción, la pequeña sufrió un choque hipodérmico generado a consecuencia de un dengue grave.

MÁS CUIDADO

Ortiz dice que luego del fallecimiento de la pequeña ha redoblado los cuidados con los hermanos menores, a quienes no deja andar desabrigados. Los cobijan casi completamente cuando duermen.

Como Nicaragua, Honduras y El Salvador también sufren por el dengue.  Oscar Sánchez\END

También les realizará pruebas sanguíneas para evaluar los niveles de plaquetas y para saber si está presente el virus del dengue en su organismo.

“Hasta ahora ninguno de ellos ha tenido fiebre, ni dolor y a pesar de que en la casa pasó esto, es el día de hoy (sábado 17) y el Ministerio de Salud no se ha presentado a fumigar, ni a examinarnos”, puntualizó Ortiz.

Otro aspecto riesgoso, no solo para la familia, sino para el vecindario, es el hecho de que en el sitio se prestan condiciones para el desarrollo de criaderos de zancudos, hay agua que corre por las calles, charcas y espacios montosos en las inmediaciones de la vivienda.

Niños, principales víctimas

De las 11 muertes que el dengue ha causado en Nicaragua, al menos nueve habrían ocurrido en menores de 15 años, según información oficial.

La pequeña sufrió un choque hipodérmico generado a consecuencia de un dengue grave. Oscar Sánchez\END

El miércoles de esta semana, en declaraciones brindadas a medios oficialistas, Martha Reyes, responsable de la Dirección de Vigilancia para la Salud, del Ministerio de Salud, explicó que los niños son los más vulnerables ante el brote epidemiológico.

Mientras que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) cataloga que el dengue que tiene presencia en Nicaragua es del serotipo número dos, uno de los más agresivos entre los cuatro tipos en que está clasificado el virus.

Por su parte, el médico Léster Aguirre Romero, pediatra infectólogo del hospital “Alejandro Dávila Bolaños”, explicó a El Nuevo Diario que la epidemia está en un punto medio en Nicaragua.

“Cada cinco años tenemos ciclos epidémicos de infección por el virus del dengue. En este año hemos tenido ese repunte en el número de casos. La agresividad es que ha estado circulando el serotipo 2 del virus del dengue y ha incrementado el número de casos, pero no hemos visto tanta agresividad en el mosquito, pero sí en el número de casos”, explicó Aguirre Romero el viernes pasado.

Como Nicaragua, Honduras y El Salvador también sufren por el dengue.