• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Los 13 nicaragüenses que hacían una huelga de hambre frente a la oficina de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Costa Rica, decidieron finalizarla tras más de 72 horas de iniciada, por discrepancias y presuntas amenazas.

“Se suspendió la huelga… Los que realmente hicimos la huelga la levantamos por seguridad, porque recibimos amenazas”, declaró Gabriela Gutiérrez, quien se exilió en Costa Rica luego de participar en las protestas antigubernamentales de 2018 en Masaya.

La huelga de hambre de los nicaragüenses era para demandar a la OEA que presione más al Gobierno de Nicaragua y atender a los refugiados que pasan hambre, desempleo, enfermedades y falta de vivienda en el vecino país.

También solicitaban a la OEA aplicar la Carta Democrática al gobierno nicaragüense y presionar para que en Costa Rica les den un estatus migratorio a quienes buscan refugio en este país.

Los manifestantes creen que consiguieron logros importantes con su huelga. Cortesía\END

Los nicaragüenses entregaron una carta en la recepción de la OEA, en Costa Rica, el pasado 14 de agosto, en la cual hacen hincapié en la urgencia de que ese organismo use sus buenos oficios para que se tomen medidas pronto para ayudar a los refugiados a tener albergues dignos, alimentación, permisos laborales y asistencia médica.

Sin embargo, después de casi cuatro días de protesta frente a la OEA, los nicaragüenses aseguraron que no recibieron ninguna respuesta. El grupo también se dividió por discrepancias, informó Gutiérrez.

“Nunca se nos brindó una respuesta, todo lo contrario, solo salieron a tomarnos fotografías. Nosotros tratamos de cumplir. Los que decidimos culminarla hasta el viernes, en horas de medio día, sí cumplimos con la huelga de hambre. Pero de los cuatro que quedaron, no puedo dar fe”, afirmó la nicaragüense.

LOGROS

Los manifestantes creen que, aunque tuvieron que levantar la huelga, la cual estaba planteada de forma indefinida en espera de respuestas de la OEA, tuvieron logros importantes.

Gutiérrez informó que representantes de la Embajada de Canadá la buscaron para decirle que deseaban ver la forma de buscar asilo para el grupo.

“Uno de los representantes de la Embajada de Canadá dijo que querían comunicarse conmigo para ver cómo hacían para darnos asilo político”, dijo Gutiérrez.

Indicó que su anhelo no es estar exiliada toda su vida, porque extraña su país y a su familia.

Aseguró que, aunque son buenas noticias que los contacte Canadá, en realidad “ese cambio sería duro porque acá siento que tengo a Nicaragua a un paso”.

Entre los nicaragüenses que decidieron levantar la huelga de hambre por sentirse en riesgo por supuestas amenazas se encuentran Gabriela Gutiérrez, Justo Pastor, Óscar Romero, Luisa Amanda Cruz, Juan Francisco Zeledón, Maynor García y Wilson Trujillo.