• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) tiene una propuesta de reforma electoral que llevará a debate en diferentes foros, con sectores civiles y políticos, para elaborar un documento de consenso que permita lograr elecciones transparentes y confiables, informó José Pallais, del Consejo Ejecutivo de la organización.

Explicó que la propuesta incluye cambios políticos y técnicos al sistema electoral, que van desde el nombramiento de magistrados en el Consejo Supremo Electoral (CSE) hasta las reformas constitucionales para prohibir la reelección.

El jurista de la Alianza Cívica considera que los nuevos magistrados electorales deberán tener reconocida honorabilidad e independencia política.

“Otra de las reformas constitucionales establecería que para ganar en una primera vuelta se debe obtener el 50% más uno de los votos y que se garantice el voto de los nicaragüenses en el exterior”, dijo Pallais.

Entre las reformas técnicas está la depuración del Padrón Electoral, la regulación de los recursos y la publicación en línea de las actas de escrutinio, agregó.

La Constitución Política de Nicaragua establece, en el artículo 146: “La elección del presidente y vicepresidente de la República se realiza mediante el sufragio universal, igual, directo, libre y secreto. Serán elegidos quienes obtengan la mayoría relativa de votos”.

La propuesta de reforma de la ACJD también contempla cambiar el modo de composición de las mesas en las Juntas Receptoras de Votos (JRV) y en los Consejos Departamentales y Regionales que se integran cada vez que hay comicios. El objetivo, aseveró Pallais, es despartidizar estos órganos.

La Ley Electoral establece en el artículo 16 que los cargos en esos consejos y mesas se distribuyen entre los partidos políticos que hayan ganado el primero y el segundo lugar en las elecciones generales; eso significa que el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) está facultado para controlar esas mesas, luego de haber ganado consecutivamente las últimas tres elecciones generales.

“El grupo de expertos nicaragüenses, que ha venido trabajando desde hace meses con la Alianza Cívica, ya ha recogido todas las diferentes observaciones y ya tiene una propuesta integrada, que ha presentado a los actores nacionales de forma bilateral, pero falta consensuarlo en reuniones conjuntas, colectivas, en los foros”, informó Pallais.

El siguiente paso “es tener foros de discusión para revisar en forma colectiva, esa propuesta integrada para que se valide y alcanzado el consenso entre todas las fuerzas democráticas, surja un compromiso nacional para defender esa propuesta frente al Gobierno y sus aliados”, añadió.

Partidos se involucran

Los partidos Liberal Constitucionalista (PLC) y Ciudadanos por la Libertad (CxL), además de movimientos como el Frente Amplio por la Democracia (FAD) y la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), presentaron por escrito sus propuestas de reforma electoral a la Alianza Cívica.

“Para redactar la propuesta integrada que ya tenemos lista, hubo un insumo más o menos de siete propuestas diferentes por escrito. Entonces, la propuesta integrada surgió de todas las observaciones hechas y es la que se va a validar en las reuniones colectivas”, dijo Pallais.

“Iniciaremos con un foro, para el cual hay una fecha tentativa que será anunciada la próxima semana. Queremos lograr un acuerdo en los foros, que pueden ser dos o tres, porque se quiere invitar a todos los sectores. La Alianza va estar impulsando este consenso nacional”, anunció.

Consejo Supremo  Electoral. Archivo/END

El resultado final de esas consultas, es lo que presentará la Alianza a la población “para que haga suyo el documento de reformas y es lo que defenderemos planteando que esa es la reforma que el país necesita para confrontarla con cualquier intento del Gobierno y sus aliados de hacer una reforma cosmética, amañada que no garantice elecciones libres”, destacó.

La propuesta final que se alcance se difundirá territorialmente en todos los municipios e internacionalmente, para que organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE) conozcan las reformas que los opositores nicaragüenses aspiran para tener elecciones que generen confianza, comentó Pallais.

Adelantó que ese documento de reformas electorales es el que presentarán a la Asamblea Nacional, donde finalmente debe aprobarse.

Pallais representa al sector político en el Consejo Ejecutivo de la Alianza y ha pedido se parte de la Comisión Política y de la Comisión de Relaciones Internacionales de esta coalición opositora, que este lunes oficializará la integración de seis comisiones.

El Gobierno de Nicaragua abandonó la mesa del diálogo con la Alianza Cívica en julio, y Pallais recalcó que “las reformas electorales tienen que ser fruto de un consenso nacional, que sea ratificado en una mesa de negociación a como está acordado en la hoja de ruta y ha respaldado la OEA en su declaración en Medellín (de junio pasado)”.

Si el Gobierno insiste en no atender los llamados para regresar a la mesa de negociación con la Alianza y decide unilateralmente presentar una propuesta de reforma electoral, entonces, su contra parte opositora estará lista para denunciar los cambios “cosméticos” que pretenda hacer, comentó el jurista.

Comisiones

Este lunes la Alianza Cívica se reunirá para oficializar a los integrantes de cada una de sus seis comisiones y para nombrar a sus respectivos coordinadores.

Los miembros del Comité Ejecutivo de la Alianza no necesariamente van a coordinar las comisiones, indicaron integrantes del grupo opositor.

Explicaron que pretenden que las comisiones las coordinen otros miembros de la Alianza y no quienes ya son parte del Consejo Ejecutivo, con el objetivo de tener un mayor nivel de participación.

De manera que este lunes se espera que resulten electos los coordinadores de cada comisión, que debe tener un mínimo de cuatro miembros y un máximo de 10, cada una.