• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Dirección de Migración y Extranjería de Nicaragua ha realizado en las últimas tres semanas una serie de retenciones a opositores nicaragüenses, en la frontera de Peñas Blancas, argumentando que se trata de “entrevistas de rutina” o “chequeos rutinarios”; y la mañana de este domingo fueron retenidos por más de seis horas a la excarcelada Olesia Muñoz y a Ermis Morales, en la frontera de Sapoá cuando regresaban de Costa Rica.

Los agentes de Migración solo dijeron que se trató de un “chequeo de rutina”, sin embargo, los manifestantes no podían salir de una sala a buscar alimentos y se quedaron todo ese tiempo sin sus pasaportes.

La semana pasada, las retenciones incluyeron al periodista Emiliano Chamorro y varios excarcelados que participaron en una marcha en San José, Costa Rica.

Les quitan cruces

Olesia Muñoz denunció que las autoridades de Migración le revisaron la maleta y al encontrar unas pequeñas cruces de madera que traía para regalar en Nicaragua, procedieron a retenerla junto a Morales, quien es representante del sector panificador.

“Nos retuvieron durante seis horas, estuvimos en la frontera nica, nos quitaron el pasaporte a Ermis y a mí, me quitaron las cruces, son cruces exorcizadas y con eso llevamos el mensaje de amor y de paz a todos los exiliados nicas que están en Costa Rica, pero como nos sobraron yo me traía 200 a Nicaragua”, explicó Muñoz vía telefónica.

Muñoz, conocida como pianista y soprano de la parroquia Santa Ana de Niquinohomo, Masaya, dijo a las autoridades de Migración que si debía pagar impuestos por las cruces que se lo indicaran, para realizar el pago, pero las autoridades insistieron en que no se llevaría “la mercancía”.

Muñoz denunció que los agentes los dejaron sin transportes, y el bus en el que venían de Costa Rica partió luego que cumplieron las primeras dos horas de ser retenidos.

La retención contra Muñoz y Morales terminó con la confiscación de las 200 pequeñas cruces de madera.

La maestra de música indicó que, luego de que unos agentes de la policía revisaron sus pasaportes, los agentes de Migración se los entregaron y los subieron a otro bus con rumbo a Managua.

Olesia Muñoz y a Ermis Morales. Cortesía/END

“Nos dejaron ir luego de seis horas. No habíamos comido nada, tuvimos que tomar una gaseosa para calmar nuestro bajón de azúcar porque ambos padecemos de diabetes y en las horas que nos retuvieron no nos dejaron comprar nada para comer”, denunció Muñoz.

Ambos manifestantes calificaron el actuar de las autoridades como partidaria e ilegal, pues consideran que es parte de la persecución y asedio que hay contra quienes fueron liberados bajo la Ley de Amnistía y contra quienes disienten del Gobierno de Nicaragua.

Otros casos

Además de la retención de Muñoz y Morales, en las últimas tres semanas los agentes de Migración, junto con agentes de la policía, han retenido a dos opositores y un periodista.

El líder estudiantil Bayron Estrada Corea fue uno de los primeros en ser retenidos en dos ocasiones.

Corea fue bajado del bus en el que se dirigía hacia Costa Rica, el pasado 9 de agosto, y fue interrogado por agentes de la Policía y de Migración durante 35 minutos, además fue fotografiado de frente y de perfil y sus pertenencias fueron requisadas.

Un día después, el 10 de agosto, Max Jerez, miembro de la Alianza Cívica, fue retenido por unos minutos por agentes de Migración y de la Policía, quienes lo fotografiaron, interrogaron e insistían en que el bus en el que regresaba de Costa Rica a Nicaragua se fuera.

No obstante, la solidaridad de los que venían en el transporte hizo que las autoridades le permitieran irse, aproximadamente, unos 15 minutos después de la “entrevista rutinaria”.

Asimismo, el lunes 12 de agosto, en horas de la noche, el periodista Emiliano Chamorro, del Diario La Prensa, y, nuevamente Byron Estrada Corea, fueron retenidos por más de dos horas en Peñas Blancas, pero en esta ocasión la retención solo fue ejecutada por agentes antimotines de la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP), según la denuncia pública realizada por Estrada y Chamorro.

Cruce que traía Olesia Muñoz para regalar en Nicaragua. Cortesía/END

Ambos regresaban de Costa Rica luego de asistir a una marcha organizada por exiliados nicas en San José, bajo el lema de “Marcha de la unidad”.

El periodista Chamorro denunció que fue interrogado, fotografiado él y sus pertenencias, entre ellas su agenda. También le revisaron su cámara y les confiscaron, durante esas dos horas, sus celulares.