• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

“Imaginemos que está un cirujano operando a un paciente. Toma una muestra de determinado órgano y nos lo envía a nosotros en Patología. Mientras el paciente está anestesiado en la sala de quirófano, ese espécimen lo procesamos de manera rápida en un medio de congelación, se realizan cortes, después se procesa y lo llevamos al microscopio y ahí podemos diagnosticar si se trata de una enfermedad benigna o maligna”, explica la teniente y doctora Olimpia Guerrero Campos, del hospital Militar, quien encabezó esta investigación en Nicaragua.

“La importancia de esto, es que le permitimos al cirujano que pueda tomar decisiones transquirúrgicamente. Es decir, si existe compromiso en el margen de esa lesión, este médico puede ampliar el margen y de esta manera mejorar la calidad de vida y tratamiento de diagnóstico del paciente”, señaló.

La investigación sobre el procedimiento de tomar muestras durante una cirugía y conseguir un análisis rápido, fue presentada este fin de semana en el XXVI Congreso Científico del Cuerpo Médico Militar que el Ejército de Nicaragua realizó durante dos días consecutivos en Managua.

El estudio “Concordancia entre diagnóstico por congelación y definitiva en especímenes quirúrgicos” obtuvo el primer lugar durante el congreso.

Doctor Marco Antonio Salas Cruz, jefe del Cuerpo Médico Militar.

La investigación se realizó en el período comprendido entre enero de 2016 y diciembre de 2017, y fue elaborada con pacientes del Hospital Escuela Alejandro Dávila Bolaños.

Margen de error

La doctora Guerrero Campos presentó los resultados del estudio ante un panel de especialistas y precisó que para procesar el diagnostico por congelación tardan de 10 a 15 minutos, el tejido que recibieron de sala de cirugía lo fijan en un medio que ellos llaman formol al 10% con el objetivo de incluir todo el espécimen que recibieron y luego ampliar su estudio.

En la investigación determinaron que entre el primer diagnóstico que procesan y envían al cirujano y el que concluye posteriormente, hay niveles altos de concordancia, es decir, muy pocas variaciones.

“En medicina hay margen de error, siempre hay falsos positivos y negativos, eso es inherente al proceso, muchas veces existe una limitante porque no podemos incluir a toda la especie y por eso le decimos una parte congelada, y la otra definitiva, por eso queríamos ver si ambas se correlacionaban y eran efectivos, digamos que sí, son altas”, expuso.

La cirugías de ovarios, mamas y tiroides, entre otras, se tomó la muestra de pacientes.  Archivo/END

El estudio del universo fue de 221 pacientes, pero la muestra quedó en 213 debido a que ocho pacientes no cumplían con los criterios de investigación. De cirugías de ovarios, mamas y tiroides, entre otras, se tomó la muestra de pacientes.

Investigaciones relevantes

Durante el congreso se presentaron 48 estudios, los que fueron realizados por especialistas y personal del Hospital Alejandro Dávila Bolaños, que compartieron sus trabajos con más de 400 profesionales de la salud, de hospitales pertenecientes al sector público y privado.

El estudio “Monitoreo hemodinámico no invasivo” presentado por el capitán y médico Engels Delgado Calvo, especialista en cuidados intensivos, ocupó el segundo puesto.

Delgado Calvo explicó que su investigación consistió en “medir el aporte de oxígeno que llega a los tejidos sin tener que invadir al paciente”. Dijo que cuando se habla de no invadir, se refiere a la colocación de unos electrodos que miden el gasto cardíaco sin necesidad de provocarle al paciente un trauma. “Me refiero en el sentido de no estarlo canalizando, de poner catéter que requiere de técnica y de personal capacitado para poder hacerlo; en cambio, los electrodos se colocan fácil”, indicó.

Para Delgado, la importancia de su trabajo es que al tener claro el gasto cardíaco de un paciente, no solo se le atenderá mejor, sino que permanecerá menor tiempo de hospitalización.

Delgado Calvo explicó que su investigación consistió en “medir el aporte de oxígeno que llega a los tejidos sin tener que invadir al paciente”.  Imagen referencial/END

“Al tener adecuadamente el gasto cardíaco, entonces sabemos la capacidad de volumen que vamos a ponerle al paciente. Volumen me refiero a la cantidad de líquido, y así esto nos ayuda a cortar el tiempo de hospitalización, porque al hacerlo de esta manera estamos eliminando posibles variantes que se nos pueden presentar, por ejemplo, un paciente con un edema agudo de pulmón, pacientes con insuficiencia cardíaca, pacientes con hemodiálisis que no orinan, entonces estos pacientes si nos llegan con un choque séptico, eso hace que se le baje la presión, al suceder esto se prolongará su asistencia hospitalaria”, explicó Delgado.

El estudio de Delgado comprendió de octubre de 2018 a enero de este año.

El coronel y doctor Marco Antonio Salas Cruz, jefe del Cuerpo Médico Militar, presidió la ceremonia de clausura del Congreso y dijo a los periodistas que más de 400 profesionales asistieron; hubo nueve conferencias magistrales, a cargo de especialistas extranjeros y 48 investigaciones del Hospital Escuela Alejandro Dávila Bolaños.