• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El comienzo del juicio contra la abogada María Oviedo, acusada de obstruir funciones policiales, se reprogramó para el 23 de agosto; mientras que la abogada defensora, Leyla Prado, ha sido enviada a un chequeo médico en el Instituto de Medicina Legal (IML).

Las decisiones las tomó este lunes la jueza Tercero Local Penal de Managua, Nalía Úbeda Obando, en el caso contra Oviedo.

"Es algo extraño (la decisión de la jueza), porque la doctora Leyla Prado no es sujeto de ningún proceso", dijo Oviedo al salir del Complejo Judicial Central Managua.

Úbeda Obando emitió sus órdenes cuando le informaron que Prado, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), no se presentaría a la audiencia del juicio, en el cual se acusa a Oviedo de presunta obstrucción de funciones policiales en perjuicio del jefe de la Dirección de Armas y Explosivos de la Policía Nacional en Masaya.

Para Oviedo "no existe base legal" para que la jueza Úbeda Obando envíe al IML a la abogada Prado.

En su resolución, la jueza no estableció un plazo para que Prado se presente al IML.

Por otro lado, Úbeda Obando reprogramó para este viernes, 23 de agosto, el inicio del juicio contra Oviedo, quien este lunes permanecía en la sala 15 del Complejo Judicial Central Managua, a la espera de que comenzara el proceso en su contra, algo que no ocurrió.

En las afueras de los juzgados, compañeros de trabajo de Oviedo en la CPDH protestaron de forma pacífica. El excarcelado y líder campesino, Medardo Mairena, participó en el plantón.

A unos 20 metros de donde se efectuaba la manifestación, se mantuvo un contingente de aproximadamente 30 policías antimotines, quienes llegaron en cuatro patrullas.

Rafael Lara/END.

Oviedo enfrenta un juicio luego de que el 26 de julio pasado, en una estación de la Policía en Masaya, reclamó y abofeteó a un jefe policial, quien antes había empujado a la mujer.

Ahora, el jefe policial aparece como presunta víctima.

Videos divulgados en las redes sociales muestran primero a Oviedo reclamando ante lo que consideró un abuso de autoridad y tras sufrir un empujón, abofeteó al jefe policial y luego intentó irse de la estación.

De forma inmediata, dos mujeres policías siguieron a Oviedo y una de ellas la tomó con fuerza por el cuello, la controló y evitó que la abogada abandonara la estación policial, para después llevarla adentro del edificio.

Oviedo estuvo dos días en las celdas preventivas, hasta que le permitieron salir, pero bajo la advertencia de que sería enjuiciada.

“¿Cómo es posible que el agresor haya quedado como víctima?, porque la verdadera víctima es nuestra compañera”, dijo Prado el 28 de julio, poco después de que Oviedo saliera de la prisión preventiva en Masaya