• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El experto y profesor de Geología, Eduardo Mayorga, aseguró que los sismos de este lunes en Managua están asociados a una estructura de paleo-caldera, es decir, fallas geológicas antiguas que formó el volcán Masaya hace millones de años.

Esas estructuras son muy antiguas y están ubicadas entre Esquipulas y el volcán Masaya.

“No son de las típicas fallas de Managua, están asociadas a las estructuras volcánicas, a los vestigios de calderas volcánicas”, precisó.

Explicó que el volcán Masaya no está generando la sismicidad, sino que es la actividad tectónica de las fallas locales.

Los enjambres significan mucha sismicidad en un área muy reducida a una profundidad y magnitud similar, algunos producen decenas de eventos sísmicos en horas y otros por días, explicó.

Pero, ¿qué sucede dentro de la tierra? El experto afirmó que estos enjambres pueden ser causados por dos factores: tectónicos o de origen volcánico, es decir, en el último caso lo origina una erupción.

Subrayó que en el caso del reciente enjambre en Managua, es de origen tectónico y su hipótesis es que las placas Coco y Caribe están influyendo.

“Las fallas geológicas locales (dentro de Managua) siempre están en movimiento y responden al choque de las placas Coco (océano Pacífico) y Caribe. Esa tensión viaja por la corteza y de alguna manera activa las fallas locales”, explicó.

Mayorga indicó que este lunes a las 5:00 a.m. se reportó actividad sísmica en el océano Pacífico de Nicaragua y “horas después se originó el enjambre sísmico en Managua”.

Sismos de 2016

La falla que originó el enjambre no tiene nombre, ya que al estar ligado a la estructura volcánica.

En 2016, hubo eventos con parámetros similares a los reportados este lunes, en la misma zona, por lo que el experto recomendó a las autoridades hacer un estudio sobre el comportamiento sísmico en la zona.

“Hasta el momento el enjambre sísmico no ha sido de mucha intensidad, por lo que es difícil predecir si va a ocurrir un evento más grande, partiendo de la máxima que los terremotos no se pueden predecir”, manifestó Mayorga.

“No son de las típicas fallas de Managua, están asociadas a las estructuras volcánicas, a los vestigios de calderas volcánicas”, precisó. Oscar Sánchez/END

El sismo más fuerte que se ha registrado hasta el momento, en la zona sur de Managua, es el terremoto que ocurrió en la colonia Centroamérica en 1968 y, según el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), fue de una magnitud de 5.5 en la escala de Richter.

El experto indicó que cuando hay un silencio sísmico, comúnmente en la zona donde ocurre tiende a producirse una liberación súbita de energía.

“De cierta manera es un alivio el enjambre, porque se libera la tensión en las fallas poco a poco”, expresó.

Sin embargo, hay zonas donde ha temblado constantemente y aun así se reportan terremotos, señaló.

Zonas de enjambres

Mayorga indicó que hay zonas en Managua donde son más comunes lo enjambres sísmicos. Al sureste de la capital, el sector de Ticuantepe, Esquipulas, Veracruz, volcán Masaya. También al suroeste, el Valle de Ticomo. Al noroeste está la península de Apoyeque, Xiloá y Ciudad Sandino.

Según el geólogo, eso corresponde solo a los alrededores de Managua y en el centro, también están identificados los sectores de Casa España, Las Colinas y recientemente en un área entre la 14 de Septiembre y el hospital La Mascota, así como el mercado Roberto Huembes, en febrero de 2018.

Recomendaciones

Mayorga destacó que vivimos en una ciudad con alta densidad de sismos y rodeada de volcanes, por lo que recomendó tomar en serio las medidas de seguridad.

Mayorga indicó que hay zonas en Managua donde son más comunes lo enjambres sísmicos.Archivo/END

Aconsejó tener siempre un plan de evacuación en las casas. Evitar tener cosas que puedan caer a la hora de un sismo.

Sobre todo pidió a las personas tomar en serio la medida de cubrirse la cabeza al momento de un sismo y de buscar un lugar seguro para reunirse.

Asimismo, salir de un lugar con rapidez, pero en orden. Tener a mano un botiquín y un radio con baterías, ya que posiblemente los aparatos de comunicación van a colapsar. También tener lista una lámpara de mano.