• Estelí, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

De madrugada y con una fuerte custodia policial, las autoridades trasladaron este miércoles a Estelí a Genaro Rayo González, el sospechoso de matar la noche del 11 de agosto a dos mujeres, en la comunidad La Concepción, municipio de La Trinidad.

Rayo González (39 años), mató en su casa de habitación a su expareja, Martha Eunice Mairena Castillo (28 años), y a Tania María Ramos (15 años), en la presencia de dos niños, quienes habrían pasado toda la madrugada del 12 de agosto con los cadáveres.

Al presunto femicida lo capturaron el 18 de agosto en “El Boquerón”, Río San Juan, cuando intentaba huir a Costa Rica, y lo llevaron a las cárceles de Managua, pero desde este miércoles ya está en Estelí.

El sospechoso estuvo en la clínica forense, ubicada en la parte suroeste del complejo judicial de Estelí, donde le habrían practicado exámenes para determinar sus condiciones de salud.

Se espera que este jueves Rayo González sea presentado ante la Jueza de Distrito Especializada en Violencia, Lesbia Malena Tinoco Castellano, aunque todavía no está claro cuántos delitos enfrentará.

Uno de los delitos es por femicidio, pero no se sabe si también será procesado por violación en contra de la adolescente, ya que las autoridades no han confirmado todo lo ocurrido la noche del 11 de agosto.

Una patrulla policial recorre las calles de Estelí. Máximo Rugama/END

Suleydi Massiel, hermana de Martha Eunice Castillo, dijo que hasta el mediodía de este miércoles las autoridades no habían comunicado nada a la familia doliente sobre el proceso contra Rayo González.

Leopoldo Castillo, tío de Martha Eunice Castillo, pidió la pena máxima por los delitos, que en Nicaragua son 30 años de cárcel.

Castillo, quien era expareja de Rayo González, dejó en la orfandad a dos niños, uno de seis y el otro de ocho años, quienes habrían presenciado los crímenes y dormido en la casa con los cadáveres, sin que ningún adulto supiera lo ocurrido hasta la mañana siguiente.

Los dos niños son hijos de José Ramón Cruz, habitante de la comunidad La Concepción, quien los tiene a cargo.

Por este doble crimen, organizaciones han denunciado una escalada en la violencia de género en Nicaragua y han demandado al Estado tomar acciones que garanticen la vida a las mujeres.