• Managua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) instó este viernes a las autoridades nicaragüenses a respetar las garantías al debido proceso en el caso de la abogada María Oviedo, procesada por supuesta obstrucción de funciones a un oficial de policía de la delegación de Masaya.

En su cuenta de Twitter, la Oacnudh señaló que “está dando seguimiento al proceso penal en contra de la abogada y defensora de derechos humanos”.

Los organismos se pronunciaron a propósito de que este viernes se reanudaba el juicio contra la abogada Oviedo, pero la jueza Nalía Úbeda lo reprogramó para el próximo 29 de agosto.

A este llamado se sumó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que externó su consideración sobre el proceso judicial contra Oviedo, quien el pasado 26 de julio daba acompañamiento en la delegación policial de Masaya a Cristian Fajardo, y al salir de la oficina ella regresó por unos documentos que quedaron en el escritorio del oficial que hacía el interrogatorio, quien dijo que no se llevaría nada de la oficina y comenzó a empujarla.

Ella le respondió que lo dijera con educación, pero el policía le dio un empujón y ella reaccionó dándole una cachetada. A lo inmediato dos agentes mujeres la tomaron del cuello y la arrastraron por aproximadamente 30 metros hasta las celdas de detención.

“EVITAR CRIMINALIZACIÓN”

“CIDH sigue con atención el comienzo del juicio contra María Oviedo, abogada de CPDH Nicaragua, en un contexto de intensificación del asedio a defensores de derechos humanos en Nicaragua. La Comisión llama al Estado a evitar la criminalización de defensores con cargos desproporcionados”, expresó el organismo.

La abogada María Oviedo consideró oportunos estos llamados al Gobierno por parte de organismos internacionales de derechos humanos, en momentos en que los defensores de derechos humanos de Nicaragua tratan de ser intimidados para que no continúen con su labor.

“No es posible que en este momento con la crisis que vive el país, se utilice como un método más de represión, la criminalización de la labor de la defensa de los derechos humanos”, dijo Oviedo.

La abogada también señaló que es evidente que la acción legal en su contra es desproporcionada y no está ajustada a las normas legales. También consideró injustificada la queja de su agresor y acusador ante la Corte Suprema de Justicia.

Sobre el asedio del que es víctima su abogada defensora, Leyla Prado, rechazó el accionar de las autoridades contra una mujer que está en tratamiento médico y siguiéndola hasta su casa tras salir de una valoración médica en el Instituto de Medicina Legal (IML).

CIDH solicita al gobierno de Nicaragua informar sobre salud de Jaime Navarrete

“Es lamentable. Cada vez son más claros los abusos que se están cometiendo en contra de los defensores de derechos humanos”, puntualizó.