• Managua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Policía Nacional investiga el asesinato del taxista Henry Antonio Álvarez, de 45 años, a quien le dispararon en la cabeza la noche del jueves, pero no le robaron ninguna pertenencia, según testigos.

El crimen, que de acuerdo con la Policía se trataba de un robo, ocurrió de la Clínica Don Bosco, 2 cuadras arriba, en el barrio Villa Venezuela, en Managua. La víctima habitaba en las Américas 2.

Según vecinos del sitio donde ocurrió el suceso, el taxista quedó dentro de su vehículo, con dinero en sus manos y su reloj, mientras que el teléfono celular estaba en el suelo.

Ericka Gómez, hijastra de Álvarez, afirmó que la Policía les dijo que se trató de un robo, pero hasta el mediodía de este viernes no les habían confirmado qué le robaron.

Henry Antonio Álvarez, en una foto en vida. Reproducción Isidro Hernández/ END

Agregó que cree que a su padrastro le intentaron robar, pero al oponerse, le dispararon en la cabeza.

Gómez manifestó que en el Distrito IV de Policía les informaron que la denuncia ya estaba puesta, que realizarían las respectivas investigaciones y los mantendrían al tanto.

TRES CAPTURADOS

Según Gómez, la Policía les indicó que ya habían capturado a tres sospechosos.

Samantha Morales, una de las testigos, confirmó a El Nuevo Diario que inspectores del Distrito IV llegaron a su vivienda para que dos integrantes de su familia fueran a reconocer a los sospechosos de haber cometido el crimen.

"La Policía vino a traer a mi hermana y a mi tío que fueron los que vieron a los hombres salir corriendo, para que los reconocieran ", dijo Morales.

Relató que uno de los hombres que huyó era alto, moreno y tomó un taxi, mientras que el otro huyó hacía los barrios aledaños.

Según los vecinos, la Policía llegó de inmediato al lugar, pero Medicina Legal se presentó hasta las 1:00 de la madrugada de este viernes.

Álvarez tenía cinco años de trabajar como cadete. Años atrás laboró como conductor de una empresa privada.

Gómez asegura que durante los cinco años como taxista es la primera vez que a Álvarez lo encañonaron.

El pasado 5 de enero, el hijo mayor de Álvarez, quien también se ganaba la vida como taxista, perdió la vida al ser impactado por una camioneta.

Los momentos finales

De acuerdo con fotografías difundidas la noche del jueves, tras el crimen, Álvarez quedó sentado dentro del vehículo, con el cuerpo inclinado hacia el volante.

Se conoce que los dos sospechosos de matarlo, primero lo abordaron como pasajeros y ya dentro del carro empezaron el asalto.

Tras el forcejeo y el mortal disparo en la cabeza de Álvarez, los dos hombres se bajaron y huyeron.

Uno de ellos tomó un taxi y el otro continuó a pie.