• Managua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Este viernes fue presentada la denuncia por el arresto de Wilfredo Brenes, otro señalado de poseer bombas de contacto en la ciudad de Masaya.

Según familiares de Brenes, éste había sido excarcelado hace cinco meses.

María de los Ángeles Montalbán, hermana del detenido y miembro de la organización de abogados Defensores del Pueblo, aseguró que la detención ocurrió en la tarde de este jueves en uno de sus negocios.

Describió que un policía se acercó a él con la intención de saludarlo, pero que en ese momento le tomó el brazo y se lo dobló.

"El policía le dijo que se dejara llevar o le quebraba el brazo", afirmó la mujer.

Hasta ahora saben que lo tienen en la estación de la policía de Masaya. Al momento de la detención, la familia preguntó por qué se lo llevaron.

Este viernes por la mañana a Montalbán le dijeron que no estaba y que regresarán en la tarde.

"Están dilatando el caso para inculparlo. Creemos que por una bomba que fue explotada el 12 de agosto en el barrio Fox y calle el Limón", apuntó Montalbán.

EN VEZ DE LIMONES, LE CAYERON BOMBAS

El suceso ocurrió en uno de los negocios donde una señora que bajaba unos limones, de forma accidental bajó unos trapos que eran unas bombas y que al explotar, la afectaron. Los dos negocios son venta de pollos asados.

La policía después citó a Brenes para declarar sobre este caso el 13 de agosto. En la citatoria sólo le preguntaron sobre la explosión de la bomba, precisó.

La primera vez que Brenes estuvo detenido por cuatro meses y medio fue acusado de fabricar bombas y tener armas, y fue liberado en mayo.

Petrona Domínguez, mamá del detenido, dijo que se llevaron la escritura de su casa cuando fue allanada.

Brenes vive en la misma casa de su mamá, quien denunció que durante el allanamiento, la Policía también se llevaron un celular y una computadora.

Abogados defensores e manifestantes han asegurado que hay varios casos de personas acusadas de tirar bombas de contacto en la ciudad de Masaya.

Solo el abogado Julio Montenegro, de la organización Defensores del Pueblo, lleva cuatro casos de detenciones por bombas de contacto en Masaya.