• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Argentina, Paraguay, Canadá, Jamaica y Estados Unidos serán los países que conformarán una Comisión de alto nivel de la OEA que tendrá como misión ayudar a resolver la crisis en Nicaragua, se conoció este viernes.

Además, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, presentará durante la próxima sesión del Consejo Permanente un informe sobre las gestiones que ha hecho el organismo en el marco del diálogo entre el Gobierno de Nicaragua y la oposición para tratar de solucionar la crisis, que comenzó en abril del año pasado.

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) sesionará el miércoles, 28 de agosto, para abordar la crisis nicaragüenses y se espera que se conforme la Comisión de alto nivel que busca ayudar a resolver la crisis nicaragüense.

Yolande Smith, representante permanente de Grenada y presidenta del Consejo Permanente de la OEA, presentó este viernes un proyecto de resolución para conformar la Comisión de alto nivel.

La propuesta acata la resolución que se aprobó durante la Asamblea General de la OEA, en Medellín, Colombia, el 28 de junio.

Mario Arana, miembro del equipo negociador de la Alianza Cívica. Archivo/END

La Comisión estaría integrada por el embajador Leopoldo Francisco Sahores, subsecretario de Asuntos de América del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina; la embajadora Elisa Ruíz Díaz Bareiro, representante permanente de Paraguay ante la OEA; además de un representante de Canadá, Jamaica y EE. UU., que aún están pendientes de ser nombrados.

El jueves las misiones permanentes de Canadá y Chile, que encabezan al Grupo de Trabajo para Nicaragua en la OEA, pidieron que el tema de la crisis social y política en Nicaragua sea abordado en la próxima reunión del Consejo Permanente, y solicitaron que el secretario general, Luis Almagro, brinde un informe sobre la actual situación del país centroamericano.

La sesión ordinaria en la cual se presentará la propuesta de resolución para formar la Comisión, el informe de Almagro y la discusión de la situación actual de Nicaragua, está programada para el próximo miércoles, 28 de agosto, a la 10:00 am hora de Washington, es decir a eso de la 8:00 am hora nicaragüense.

También se votará una resolución sobre la crisis de derechos humanos en Venezuela.

En el “Proyecto de Resolución sobre el Nombramiento de una Comisión sobre Nicaragua”, se establecen tres puntos.

En el primer punto de la propuesta se explica que la Comisión será designada para “llevar a cabo gestiones diplomáticas al más alto nivel a fin de procurar una solución pacífica y eficaz para la crisis política y social en Nicaragua”.
El segundo punto, al igual que la aprobada por la Asamblea General, establece un plazo máximo de 75 días para que la Comisión entregue un informe sobre la crisis nicaragüense.

En el tercer y último punto de la propuesta de resolución que se discutirá el miércoles se le solicita a la Secretaría General de la OEA que preste apoyo administrativo y técnico para la ejecución del mandato de la Comisión.

Luego de conocer que el Consejo Permanente dará nuevo curso al tema de crisis de Nicaragua el próximo 28 de agosto, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) informó que se reunirá con el cuerpo diplomático en Nicaragua para informar sobre el proceso de reestructuración de esta organización y programa una ronda de visita a los países miembros de la Comisión, aseguró Mario Arana, coordinador de la Comisión de Relaciones Exteriores de la ACJD.

Arana reiteró que la próxima semana entrarán en contacto con los representantes consulares en Nicaragua de Argentina, Paraguay, Canadá, Jamaica y EE. UU.

Informe de Almagro

La reunión de la Alianza Cívica con los embajadores es “algo imperativo”, dijo Mario Arana, porque “una cosa es lo que pueda decir la Secretaría General de la OEA y otra cosa es lo que digamos nosotros”.

“Francamente, no necesariamente tenemos que tener el mismo punto de vista con la Secretaría General. Por ejemplo, nosotros no compartimos con Luis Almagro el hecho de que él no califique de dictadura a la situación en nuestro país, eso nosotros no lo aceptamos”, sostuvo.

Para Mauricio Díaz, exembajador de Nicaragua en distintos países del continente y analista de relaciones internacionales, lo “ideal sería que vengan al país un grupo de cancilleres” para tratar de impulsar soluciones a la crisis sociopolítica.

“En Nicaragua la gente está apurada por ver resultados concretos en la OEA y no sé si habrá posiciones más fuertes en la próxima reunión del Consejo Permanente. En esta reunión habrá un informe de (Luis) Almagro, se supone que a partir de ese momento se conformarán el grupo para gestiones de alto nivel, que es lo que se está esperando”, comentó.

A juicio de Díaz, no se puede comentar nada concreto sobre el informe de Almagro, puesto que el secretario general de la OEA “ha caído en contradicciones”.

Mauricio Díaz, exdiplomático nicaragüense. Archivo/END

“No sé a qué está jugando Almagro, con esas contradicciones en las que ha caído, prefiero esperar a ver el informe”, refirió Díaz.

Recientemente, Almagro reitero que en Venezuela y Cuba existen dictaduras políticas, pero no le da el mismo calificativo a la situación en Nicaragua, por lo que voces opositoras a lo interno del país lo han criticado.

De todas maneras, comentó Díaz, habrá que ver cómo reacciona el Gobierno de Nicaragua.

“El sistema interamericano está a prueba con el caso de Nicaragua, porque la resolución del Asamblea General (en Medellín a finales de julio) dice que hay que volver a la mesa de negociación y que el interlocutor es la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, pero el Gobierno ya no se quiere sentar con ellos”, señaló.