• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La abogada Aura Alarcón, de la Unidad de Defensa Jurídica, denunció este domingo que varias personas que la agredieron y la asaltaron en la entrada de la estación del Distrito I de Managua, estaban posteriormente conversando en la oficina de uno de los investigadores de esa institución.

Alarcón relató que el lunes 19 de agosto llegó a la estación policial, que está en las inmediaciones del Gancho de Caminos, en Managua, a realizar diligencias personales, entre ellas un trámite de licencia, cuando elementos afines al Gobierno la agredieron y le arrebataron su cartera que contenía dos teléfonos celulares, US$500 y un monto no precisado en córdobas.

Agregó que el robo lo realizaron prácticamente en presencia de agentes de la Dirección de Seguridad Pública (boinas rojas) y policías antidisturbios que ese día resguardaban la estación policial.

Alarcón aseguró que una comerciante que ella conoce es la que dirigió la agresión contra ella, señalándola como “una abogada golpista”.

Alarcón manifestó que uno de los malhechores regresó para tirarle su cartera cuando estaba ya en su automóvil, pero esta ya no tenía la billetera donde tenía el dinero y los teléfonos que le robaron.

La abogada de la Unidad de Defensa Jurídica, que defiende a manifestantes opositores, también denunció que previo al ataque logró constatar que sus agresores la tenían identificada a través de fotografías que le habían hecho en teléfonos.

La denunciante sospecha que los atacantes tienen fotografías de periodistas y abogados que consideran “golpistas”.

Sorpresa

En la entrevista brindada a El Nuevo Diario la abogada Alarcón narró que al regresar a la estación policial a interponer la denuncia, se sorprendió porque las mujeres que le robaron sus teléfonos estaban en la oficina del investigador que llevaría su caso.

En esa misma oficina se encontró también al hombre que participó en el robo de sus pertenencias y este en presencia de la autoridad policial le respondió: "agradecé que te recuperé tu bolso".

Seguidamente, Alarcón puso en conocimiento al investigador que las mujeres que estaban en su oficina tenían en las manos los teléfonos celulares que instantes antes le habían robado, pero el detective desatendió su señalamiento.

La profesional del derecho narró que cuando estaba en la oficina del investigador llegó un dirigente del mercado Oriental a interceder por las mujeres ante el segundo jefe de la estación policial, comisionado de apellido Ramírez, a quien le habría dicho: "no hay nada que investigar, deje a esas compañeras libres".

Revictimizada

La abogada Aura Alarcón relató que a regañadientes, las autoridades policiales decidieron tomarle su denuncia. Pero antes, la oficial que la recibió la revictimizó al decirle que para hacer ejercer su derecho de denunciar, primero tenía que "filtrarla", es decir, investigarla.

Agregó que el robo lo realizaron prácticamente en presencia de agentes de la Dirección de Seguridad Pública (boinas rojas) y policías antidisturbios que ese día resguardaban la estación policial.Imagen referencial/Archivo/END

En medio de las dificultades antes descritas, para hacer uso de su derecho a la denuncia y una semana después de los hechos narrados, la abogada Alarcón aseguró haber visitado dos veces la estación policial, sin recibir repuesta de las autoridades.

"Les llevé las facturas de los teléfonos celulares y las cajas de los mismos, pero hasta la fecha, lo único que me han dicho es: "la vamos a llamar".