•  |
  •  |
  • END

San Francisco, California
En el vigésimo quinto aniversario de la celebración de la Procesión de los varones, que organiza el comité Viva Cristo Rey, la comunidad nicaragüense del área de la bahía de San Francisco y de algunos de estados vecinos, se congregó en la iglesia San Pedro, para iniciar el año 2008 con la santa misa y la procesión en horario casi simultáneo a las que tenían lugar este primero de enero en Nicaragua, en una tradición religiosa propia de los pinoleros.

La Procesión de los Varones en San Francisco es única en Estados Unidos, y así lo recalcó Monseñor Silvio Fonseca durante la celebración de la homilía, quien llegó gentilmente desde Nicaragua por segundo año y atendiendo invitación del comité organizador. Fonseca estuvo asistido en el acto religioso por el diácono nicaragüense Róger Hernández, uno de los celebrantes pioneros.

Fonseca, en su alocución ante más de 300 feligreses, se hizo eco del deseo y pedido de paz del papa Benedicto XVI, indicando que “hoy día ponemos la radio o la televisión y encontramos guerra por aquí, guerra por allá, guerras por todos lados, y no hay paz porque está ausente en nosotros la palabra del Señor”.

Estamos perdiendo la paz
Fonseca pidió a los presentes buscar esa convivencia con Dios para tener tranquilidad espiritual que conlleve paz personal y familiar; al mismo tiempo lamentó que ese elemento se está perdiendo cada vez más en Nicaragua, y fue fuerte, claro y directo al exponer que eso se está produciendo porque “el desempleo está en aumento y conduce al hambre, al robo y a la violencia”.

“Y hay un sistema judicial corrupto que se compra con unos cuantos dólares --continuó el prelado--, donde los culpables son inocentes y los inocentes, culpables. En Nicaragua unos pocos ostentan el poder sobre muchos, creando una situación que empeora”.

Finalizada la misa, monseñor Silvio Fonseca, llevando consigo al Santísimo, protegido bajo el “regio palio” y la nutrida concurrencia, salió del templo para recorrer las calles aledañas del barrio hispano de San Francisco, incluyendo su principal arteria, la calle Mission, donde el siempre intenso tráfico vehicular fue suspendido por minutos por la escolta de agentes de la Policía de la ciudad, para dar paso a Cristo Rey, entre alabanzas, el Cantar de los Cantares y vítores al Señor y Nicaragua.

Cabe señalar que la Procesión de los Varones es uno de los pocos eventos religiosos a los que las autoridades permiten hacer recorrido por las calles, y logrado después de años de demostrar la fervorosa devoción ordenada y pacífica de sus concurrentes.

La Procesión de Varones fue como al inicio se nombró el festejo católico del primero de enero de cada año en San Francisco, siendo sus co-fundadores Domingo Gaitán (q.e.p.d.) y Edgard Martínez, integrándose así el Comité Viva Cristo Rey, con don Chale Pereyra Ocampo (q.e.p.d.), Rolando Canales, Oscar Gutiérrez, Adonías Corrales, Aaron Baltodano, Mario Palacios, Alejandro Mejía, Humberto Marenco (q.e.p.d.) y Jaime Saavedra, entre otros.

En la actualidad Mario Palacios encabeza el comité, junto con Adonías Corrales y otros colaboradores, y estarán este año buscando relevo, según dijeron algunos de ellos.