• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Mientras el mundo lamenta el incendio que consume a una parte de los ricos bosques de la Amazonia, en Nicaragua un máster en ingeniería ecológica, Byron Walsh, destaca la importancia de cuidar las selvas en este país centroamericano, que tienen 92 millones de años de existencia y son muy ricas en flora y fauna.

¿Cuáles son las similitudes entre las selvas tropicales de Nicaragua y la Amazonia?

Ambos están en un bioma que se llama trópico, que va en el ombligo del planeta, donde está lo más caliente y estable de la radiación solar, ya que el sol sale a la 6:00 de la mañana y se oculta a la 6:00 de la tarde, 12 horas de sol.

A medida que se avanza al norte del Ecuador, las selvas se van haciendo subtropical y más frías.

Nuestras reserva de Biosfera Bosawás y la Reserva Biológica Indio-Maíz son muy similares a la Amazonia, en cuanto que son la máxima expresión del planeta en diversidad.

Los bosques están formados en cuatro capas. La parte de abajo, donde crecen las plantas rastreras; los arbustos; luego, el dosel del bosque; y después emergen arboles gigantescos que se llaman emergentes, de 40 a 50 metros de altura.

Es decir, ¿que los bosques de Bosawás e Indio-Maíz son físicamente parecidos a la Amazonia?

Físicamente son muy parecidos. Si uno sobrevuela la Amazonia y después Indio-Maíz o Bosawás, se ven casi igual.

Los árboles emergentes tienen una floración diferente a los colores de los nuestros, pero es la única diferencia que se ven.

Aunque, cuando uno aterriza y empieza a caminar en los senderos, hay una diferencia enorme en cuestión de especies.

El Amazonia es la potencia número 1 en diversidad. En Nicaragua y Centroamérica estamos en la posición 12 o 13, pero es bastante para países muy chiquitos, la diversidad es grande.

El experto Byron Walsh dice que la Amazonia es el lugar más húmedo en el mundo. Isidro Hernández/END

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) afirma que el país tiene el 6% de la diversidad mundial, eso es bastante para un país.

¿En cuanto a servicios ambientales, son los mismos?

Sí. Según la ciencia hay 37 bienes y servicios ambientales, pero con 29 son suficientes para trabajar y desarrollar económicamente un bosque. Hablamos de producción de oxígeno, agua, control de erosión, producción de biodiversidad: flora y fauna.

Produce almidón, fibra, seis azucares naturales y en la parte de medicina natural, el 50% de la medicina que tomamos proviene de los bosques tropicales.

Todos esos servicios son parecidos en estos bosques.

En diferencias, las hay y muy grandes. En términos de la historia de cómo fueron formándose estos bosques. Nuestros bosques tropicales son muy jóvenes. En el Pacífico nacieron en el período cuaternario, pero Bosawás es terciario, tiene 92 millones de años de haber salido del mar esas tierras.

La mayor parte de la Amazonia es secundaria, tiene 200 millones de años de formación.

Otra diferencia es la cantidad de lluvia. Nicaragua recibe 6,000 milímetros de lluvia en Indio-Maíz, pero en la Amazonia, ciertos sitios cerca de Manaos, reciben 8,000 milímetros de precipitaciones.

Son 10 meses de torrenciales aguaceros.

Pero a la vez comparten esa similitud, como los dos puntos más lluvioso en todo el continente.

Así es. Los lugares más húmedos en el continente son la Amazonia y luego Indio-Maíz, con El Tortuguero, en Costa Rica. Por eso se le conoce al río San Juan como el mini-amazonas.

La diversidad de especies marca mucha diferencia. En el mundo hay 380 familias de plantas y Nicaragua goza de 240 familias, pero en la Amazonia es probable que lleguen a 310 especies.

Es decir, que el 70% de la flora del planeta se encuentra en el círculo de la Amazonia.

Eso es una similitud también, son las zonas con la mayor diversidad forestal en el continente.

Sin embargo, hay una situación muy peculiar, la Amazonia solo tiene especies sureñas, pero Nicaragua tiene el privilegio que el Parque Nacional Saslaya es el punto de convergencia de la flora del norte y sur de América.

La flora de la Amazonia llegaba hasta la Amazonia, no podía pasar porque estaba el mar.

No podemos ver el incendio en la Amazonia como algo aislado porque forma parte de los bosques tropicales que vienen desde el sur de México.

El Corredor Biológico Mesoamericano es el puente que une el sur y el norte, físicamente. El incendio es un ataque premeditado por grupos de madereros, ganaderos, tráfico ilegal de tierras y los que extraen animales silvestres. Después de la Amazonia los bosques tropicales más grandes son la selva Maya, entre México, Belice y Guatemala; la Reserva de Biosfera Bosawas, junto con la Reserva Río Plátano, de Honduras; otro bloque es Indio-Maíz con Barra El Colorado y El Tortuguero, en Costa Rica, entre otros.