• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Centro de la Mujer Acción Ya informó este lunes que hay negligencia policial ante las denuncias por violencia intrafamiliar, citando dos casos recientes de mujeres que pusieron al tanto a las autoridades de las amenazas de sus exparejas, sin lograr la protección que buscaban.

“Esto tiene un antecedente cercano. Antes de 2018 las organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres, particularmente las que trabajamos con los refugios a mujeres que vemos de cerca la violencia grave, denunciábamos que la Policía no actuaba, puesto que las comisarías de la mujer habían sido fusionadas con la especialidad de Auxilio Judicial”, afirmó Martha Munguía, representante del Centro de la Mujer Acción Ya.

En Rivas, el miércoles pasado, Hanny Rodríguez Estrada, de 26 años, fue embestida por su expareja, A.H.M., de 24 años, quien siguió la motocicleta en la que ella viajaba como pasajera y la chocó con su auto de manera intencional, provocando que ella y el conductor resultaran con heridas de consideración.

El viernes, Rodríguez fue a presentar la denuncia contra A.H.M. en la estación policial de Rivas, pero los oficiales tomaron el caso como accidente de tránsito y no como femicidio frustrado, dijo la afectada.

El 19 de agosto pasado, Yerol Álvarez, de 28 años, cruzó el muro de una casa para atacar a su expareja, Seylit Parrales, de 26 años, a quien le propinó 12 cuchilladas en diferentes partes del cuerpo.

La joven está viva, gracias a familiares que pararon el ataque, y a la intervención médica oportuna en la sala de cuidados intensivos de un hospital capitalino.

Parrales había presentado una denuncia con anterioridad ante la Policía Nacional, por las amenazas de muerte que en varias ocasiones le había hecho Álvarez.

A juicio de Munguía, eso incide directamente en que exista mayor grado de impunidad en los delitos que se cometen contra las mujeres en el país.

“La violencia contra las mujeres se está viendo como un telón de fondo, ya que no se visibiliza como una prioridad ante la violencia política y social que estremece a todo el país. Hay una falta de protección absoluta, y en este caso es lo que pasó con esta jovencita que fue apuñalada (Seylit)”, dijo Munguía.

Otra experta en el tema de violencia intrafamiliar, Mirna Blandón, dijo que las autoridades han mostrado “una actitud irresponsable porque, además, el Estado está obligado a recibir la denuncia, a hacer la investigación y hacer todo el proceso correcto, pero no lo hacen”.

Agregó que la Fiscalía “está obligada a mandatar a la Policía y tampoco lo hace; entonces las mujeres estamos desprotegidas”.

La Policía Nacional, en su Anuario Estadístico 2018, registra un total de 23 casos de femicidios y un total de 1,505 denuncias o amenazas contra mujeres a nivel nacional.

Blandón comentó que desde el Estado se ha impulsado la mediación, que es una medida reñida con la justicia para la víctima.

“Efectivamente, esto fue un mecanismo que el Gobierno y el Estado tuvieron en aras de que las mujeres mediaran para regresar con sus parejas o exparejas, lo que nos parecía siempre, a las organizaciones de mujeres, un atentado porque efectivamente al regresar las mujeres con sus agresores, las convierte básicamente en un potencial femicidio”, argumentó.

Hanny Rodríguez Estrada, la joven atropellada por su expareja en Rivas, asegura que “él intentó matarme con el vehículo, al seguir y embestir la moto conducida por mi jefe”.

“Cuando nos impactó pensé que moriría, pero gracias a Dios caí sobre una acera y sobreviví a los golpes, pero tengo miedo que en cualquier momento aparezca este tipo y me haga daño, ya que está libre”, expresó.