• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Yadira Hernández, la madre del manifestante excarcelado Francisco Javier Hernández Velásquez, quien ayer habría recibido tres balazos durante un operativo, dijo que permanecerá en la estación tres de la Policía en Managua hasta que le informen en qué condiciones está su hijo.

La mujer se presentó esta mañana a la estación policial, acompañada por la abogada Yonarqui Martínez, para pedir información oficial sobre sus dos hijos, pues además de Francisco Javier, detuvieron a Léster Mendoza, quien tendría golpes en su rostro.

La Policía Nacional cerró hoy el paso en los alrededores de la estación 3, en Managua.

Además de los hermanos Hernández Velásquez y Mendoza, había un menor de edad detenido, pero ya ha sido liberado, según se informó esta mañana de martes.

A eso de las cinco de la tarde del lunes, la Policía Nacional detuvo a los dos hermanos y al adolescente, de 17 años, explicó la abogada Martínez.

Oficiales de la Policía Nacional que recibieron a la Hernández Velásquez, quien estaba llorando, dijeron que no tenían los datos sobre los dos hombres, pero consultarían sobre el caso y le brindarían información a las dos de la tarde.

El 30 de mayo de este año, el Ministerio de Gobernación excarceló a Francisco Javier Hernández Velásquez, junto con 49 manifestantes.

Julio Hernández, tío de los arrestados, aseguró que la Policía Nacional llegó porque el excarcelado discutió con su pareja y ella llamó a la Policía por una supuesta agresión.

El tío indicó que los agentes esposaron a Francisco Javier Hernández Velásquez, pero de alguna manera se escapó y al correrse le dispararon.

Yadira Hernández aseguró que observó que su hijo tenía tres disparos: uno en la espalda, otro en la cadera y uno más en la pierna, sin precisar cuál.

Reina María Mendoza, hermana del manifestante excarcelado, señaló que ayer tuvo información de que su hermano recibió atención médica en el Hospital Fernando Vélez Paiz, pero después lo trasladaron a la estación policial del Distrito Tres de Managua.

Señaló que desconoce el tipo de heridas que tiene su pariente, pues los médicos no dieron detalles sobre su estado de salud.

Yadira Hernández también solicitó esta mañana información sobre el estado de su otro hijo, Léster Mendoza, de quien asegura de que los agentes lo golpearon “brutalmente” en la cara.

Hernández aseguró que ayer pidió a la Policía que no golpearan a sus hijos porque ya estaban detenidos.

La madre aseguró que esperará en la estación policial hasta que le informen que sus dos hijos se encuentran bien de salud.