•  |
  •  |
  • END

El presidente Daniel Ortega anunció ayer que la Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba), a través del programa Alba-Solidaria, construirá dos caminos rurales de acceso a la producción ganadera, una carretera en el occidente del país, e invertirá 15 millones de dólares en ordenamiento territorial, para un total de 50 millones de dólares, que en parte suplirán los proyectos cancelados por la Cuenta Reto del Milenio.

El mandatario no precisó si los 50 millones que dará el Alba son en calidad de donación o de préstamo. La carretera que se construirá es la Ojo de agua-Izapa-Puerto Sandino, que costará 18.76 millones de dólares; y los caminos rurales Cinco Pinos-San Pedro del Norte, y El Sauce-Achuapa, cuyos costos son de 16 millones 240 mil dólares.

De los 15 millones de dólares destinados al ordenamiento territorial, cuatro van para la Intendencia de la Propiedad, seis millones para el Ineter, 637 mil dólares para el Registro de la Propiedad, 200 mil para el Inifom y más de 102 para resolución de conflictos de la propiedad.

Ortega hizo este anuncio tres días después de que la Corporación Cuenta Reto del Milenio formalizó la cancelación de 62 millones de dólares en proyectos que se ejecutaban en el occidente del país por las irregularidades en el proceso electoral pasado.

Bamboleándose en el túnel del tiempo

El Presidente fue respaldado por un auditorio, sentado, y en el que dominaban empleados públicos y destacaban funcionarios del actual gobierno que gritaban una consigna originalmente dedicada por el pueblo cubano a Fidel Castro en los años 60 del siglo XX: “¡Duro Daniel, al yankee dale duro!” Ortega rememoró los inicios de la Revolución Popular Sandinista y nuevamente recordó que cuando en 1981 el ex presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, asumió la Casa Blanca, canceló 75 millones de dólares en ayuda alimenticia.

“Y si nos quitan el mai... nos veremos en la obligación”, se escuchó en los altoparlantes. Empezó a sonar la canción de Luis Enrique Mejía Godoy “Somos hijos del maíz”, y el Presidente calló para dar paso al baile y a la música que tanto los alcaldes en la tarima como los concurrentes entonaron.

Sobre el waiver

Entre las tantas críticas que Ortega hizo a Estados Unidos, estuvo el pago de indemnizaciones a ciudadanos de este país que fueron confiscados en la década de los 80.

“Hay que pagarle a los gringos caitudos, una actividad completamente irregular”, dijo Ortega, quien anunció el envío de una comisión a Washington para revertir esta situación, pues considera que el país no está en condiciones de pagar esa deuda.

“Nos tienen con la pistola en la cabeza. Nos dicen: si no pagan, desaparece todo tipo de cooperación. Nosotros consideramos que esto es inaceptable y estamos trabajando (en eso). Hablé con el Procurador para que se forme una comisión que viaje a Estados Unidos, se reúna con representantes del Congreso, porque esto es ilegal”, dijo.

Según Ortega, hasta el momento se han pagado 1 mil 200 millones de dólares en indemnizaciones, de los cuales 24 millones 560 mil dólares han sido abonados en su gobierno. Sin embargo, Ortega aduce que las personas a quienes Nicaragua está pagando no eran ciudadanos estadounidenses al momento de las confiscaciones.

A los obispos: “¡Vayan a rezar!”

En un capítulo más de las agrias relaciones entre el gobierno y la jerarquía católica, el presidente mandó a rezar a los obispos que han lamentado la cancelación de la Cuenta Reto del Milenio.

“Algunos hasta son altos jerarcas de la iglesia”, expresó, refiriéndose a los que han criticado al gobierno por no haber atendido a los parámetros de la Cuenta Reto del Milenio.

Luego de leer la oración de San Francisco de Asís, expresó: “Deberían rezar todos los días: ‘Hazme instrumento de tu paz Señor’, deberían repetirlo todos los días si algún amor le tienen al pueblo de Nicaragua, si algún amor le tienen a los pobres, si algún amor y respeto le tienen a Cristo”.

Según Ortega, “los yankees no perdonan” que haya ganado en Managua Alexis Argüello, “un chapiollo”. “El yankee quería de alcalde de Managua al que se robó los 17 mil millones... al que nació en cuna de oro, al que estudió en los colegios más exclusivos allá en Estados Unidos y Europa”, expresó refiriéndose a Eduardo Montealegre.

“Las demás alcaldías es puro cuento, lo que no perdonan es haber perdido Managua, y la perdieron en buena ley, aquí no ha habido fraude, aquí el pueblo tomó la decisión de elegir a sus autoridades, claro”, prosiguió el gobernante, para quien “este tema de las elecciones” es un instrumento de inestabilidad.