• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

En un juicio que se extendió desde las 8:00 a.m. hasta después de las 6:00 p.m., la jueza Tercero Penal de Managua, Nalia Úbeda Obando declaró este jueves culpable del delito de obstrucción de funciones policiales a la abogada y defensora de los derechos humanos, María Oviedo Delgado.

Una vez dictado el fallo de culpabilidad, la Fiscalía pidió la pena de 4 años de prisión. Los 4 años es la pena máxima que establece el Código Penal por este ilícito.

La abogada Leyla Prado, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), quien ejerce la defensa de su colega y compañera de trabajo, solicitó a la jueza Úbeda la pena mínima de un año de prisión y la suspensión de la ejecución de sentencia.

"Los 4 años de prisión pedidos por la Fiscalía fueron hechos sin base legal, porque no está tomando en cuenta que mi colega María Oviedo no tiene antecedentes penales, es decir, que es una reo primaria.

Al salir del juicio, que se realizó a puertas cerradas en la sala del bolsón de jurados del Complejo Judicial Central Managua, la abogada Oviedo calificó de "injusto" el fallo de culpabilidad emitido en su contra.

La abogada de la CPDH, María Oviedo, señaló que la judicial dispuso mantenerle la medida cautelar de presentación periódica ante la Oficina de Control de Procesados, por lo que continúa fuera de prisión.

Será en la sentencia que va a establecer si la manda a prisión o mantiene la medida cautelar antes referida, explicó la abogada Leyla Prado.

Durante el juicio que se celebró en un solo día, la jueza no dio oportunidad ni de salir a comprar alimentos.

A la salida de los juzgados, la abogada María Oviedo fue recibida con aplausos y abrazos de sus compañeros de trabajo de la CPDH y por otros abogados que de manera independiente ejercen la defensa de quienes han sido enjuiciados por haber participado en las protestas antigubernamentales del año 2018.

Plantón

Abogados de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) se presentaron con pancartas por la mañana frente a los Juzgados de Managua, para apoyar a su colega.

En las pancartas se leía la frase: "Señor policía, sepa que también hemos defendido los derechos a muchos de ustedes".

En el costado este del complejo judicial había dos patrullas con agentes de la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP) que resguardaron la zona.

Pablo Cuevas, asesor legal de la CPDH, señaló que los abogados se presentaron con pancartas para exigir justicia en el caso de María Oviedo, porque creen que el juicio no procede conforme a la ley.

"La CPDH continuará con su labor de defensa de derechos humanos. A los abusadores no les gusta que hagamos nuestro trabajo, pero lo continuaremos haciendo ", expresó Cuevas.

Dos aplazamientos

El 19 de agosto se aplazó el juicio contra Oviedo, porque su abogada defensora presentó problemas de salud.

Ese día, la jueza Tercero Local Penal de Managua, Nalia Úbeda Obando, quien lleva el caso, ordenó que la abogada defensora se sometiera a chequeo médico en el Instituto de Medicina Legal (IML).

El 23 de agosto se volvió a reprogramar el juicio, dado que la abogada defensora estaba en reposo por problemas de salud.

La acusación

La Fiscalía le atribuye a Oviedo el delito de obstrucción de funciones policiales en perjuicio del jefe de la Dirección de Armas y Explosivos (DAEM) de la Policía en Masaya, teniente Óscar López.

El hecho aconteció el pasado 26 de julio de 2019 cuando la abogada acompañaba al manifestante excarcelado, Cristhian Fajardo, a quien la Policía de Masaya lo citó por la pérdida de una pistola. En esa ocasión, la defensora de los derechos humanos reclamó al teniente López porque presuntamente la empujó.

Abogados de la CPDH realizaron un plantón frente a los juzgados, en favor de su colega, María Oviedo. Jorge Ortega/END

Las pruebas que presentó la Fiscalía fueron 5 testigos, todos policías, y el video donde se observa que la abogada de la CPDH es detenida de manera violenta.

Los testigos aparecen en un video que se hizo viral en las redes sociales, porque tomaron del cuello a la abogada y la llevaron a la fuerza a las celdas de la Policía en Masaya, donde permaneció dos días.