• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) informó a través de una nota de prensa que Corea, por medio de la Agencia de Cooperación Internacional de Corea (Koica), le entregó una contribución de US$3 millones para la merienda de niñas y niños de las escuelas públicas del departamento de Jinotega y de la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN) de Nicaragua.

El embajador de Corea, Young-sam Choi, y la directora adjunta de Koica, Jiun Yun, visitaron el centro escolar Profesora Audilia Úbeda Castro, de la comunidad Namanjí, en la zona rural de San Rafael del Norte, Jinotega, para compartir con educadores, estudiantes, madres y padres de familia, dice la nota de prensa del PMA.

El organismo aseveró que, con la contribución de Corea, se desarrollará el programa “Promoviendo la resiliencia climática y la alimentación escolar en comunidades vulnerables de Nicaragua”.

“Durante tres años, el programa promoverá el uso de huertos escolares para proveer los alimentos frescos de la merienda de estudiantes en preescolar y primaria de Jinotega y el Caribe Norte”, explicó.

“Sabemos bien que un niño bien alimentado va a rendir en la escuela y será un futuro profesional”, expresó la profesora Beira Lisset Gutiérrez, responsable de la escuela de Namanjí, quien agradeció a los visitantes la contribución y les explicó los beneficios de la merienda escolar para la niñez, la comunidad y el país.

El embajador de Corea, la directora adjunta de Koica, y el director adjunto del PMA, Hebert López, recorrieron el centro escolar para conversar con la comunidad educativa sobre el programa de merienda escolar y compartir el momento en que las niñas y los niños recibían la comida caliente preparada por las madres y padres de familia.

El embajador de Corea, Young-sam Choi, y la directora adjunta de Koica, Jiun Yun, visitaron el centro escolar Profesora Audilia Úbeda Castro, de la comunidad Namanjí, en la zona rural de San Rafael del Norte, Jinotega. Archivo/END

“Con este programa podremos alimentar a nuestros niños. También podremos tener conocimiento sobre cómo cultivar y cuidar nuestro medio ambiente para adaptarnos al cambio climático. Esperamos que todo este apoyo y educación pueda contribuir a mejorar la salud y la educación de los niños porque, como hemos dicho antes, nuestros niños son nuestro futuro y esperanza”, expresó el embajador Choi, en Namanjí, una pequeña comunidad rural de 200 viviendas.

“Sus habitantes se dedican a la agricultura, trabajan principalmente como obreros agrícolas en fincas de tabaco cercanas. A la escuela primaria asisten 140 niñas y niños. Madres y padres cocinan los alimentos de la merienda en sus hogares y la trasladan a la escuela ya que ésta no tiene una cocina propia”, contó el PMA por medio de su nota de prensa.

La directora adjunta de Koica indicó que durante los tres años que durará el programa (2019-2021), las autoridades coreanas esperan contribuir con la asistencia y la retención escolar de niñas y niños, y con la creación de resiliencia climática a través de los huertos escolares.

“Esta iniciativa tendrá un impacto positivo en el estado nutricional de los niños, mejorará el aprendizaje y aumentará los conocimientos, tanto de los padres, como de los niños en el uso resiliente y sostenible de los recursos”, afirmó Yun.

Los estudiantes del centro escolar de Namanjí bailaron danzas típicas y entonaron coplas sobre la merienda escolar y la solidaridad entre países hermanos, durante esa actividad.