• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Decenas de nicaragüenses protestaron este lunes frente a la embajada de Nicaragua en San José, Costa Rica, exigiendo libertad para todos los manifestantes que aún permanecen presos por haber participado en las manifestaciones que estallaron en abril del año pasado contra el Gobierno nica.

Las personas que asistieron a la manifestación portaron banderas de Nicaragua y pancartas con consignas de protesta por las detenciones contra manifestantes que aún continúan en el país.

Los nicaragüenses que se encuentran exiliados en Costa Rica también gritaron los nombres de las personas que fallecieron en el contexto de la crisis de Nicaragua, mientras otro grupo respondía: “¡Presente, presente!”.

Los manifestantes además exigieron la renuncia del actual gobierno, el respeto a los derechos humanos, la libertad de expresión y las garantías constitucionales.

A finales de julio la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia presentó una lista de 120 personas que aún permanecen encarceladas por haber participado en las protestas antigubernamentales y que según organismos de derechos humanos son “presos políticos”.

De las 120 personas, 118 corresponden a una lista verificada por la Alianza por medio de las denuncias de familiares y divulgadas en redes sociales. Estas 118 personas no han sido reconocidas por el Gobierno como detenidas bajo el contexto de las protestas sociales.

Los manifestantes además exigieron la renuncia del actual gobierno. Foto: Cortesía/END

Hasta la fecha, según organismos defensores de Derechos Humanos son cinco los manifestantes excarcelados que son procesador por delitos comunes, después de la entrada en vigencia de la Ley de Amnistía, con la cual fueron liberadas al menos personas que estaban detenidas por participar en las protestas, entre ellas los líderes de las manifestaciones.

De acuerdo con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) hay 67,192 nicaragüenses buscando refugio en Costa Rica luego de abandonar su país ante amenazas, asedio, intimidación y persecución por haber participado en las protestas antigubernamentales.