• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Dirigentes de distintas organizaciones no gubernamentales a las que el poder legislativo les quitó la personería jurídica en 2018, durante las protestas contra el Gobierno, dijeron este martes que el jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés, debe revelar las pruebas de las acusaciones que hizo el lunes sobre una supuesta propuesta de golpe de Estado.

En el acto del 40 aniversario de la institución armada, Avilés afirmó que funcionarios de oenegés “hacían llamados a leales compañeros para abrir la posibilidad de darle un golpe de Estado al gobierno” de Daniel Ortega.

Luciano García, director de Hagamos Democracia, dijo a El Nuevo Diario que su organización pidió públicamente al Ejército que pusiera orden y desarmara a los civiles encapuchados que disparaban contra los protestantes.

“Nunca hemos promovido un golpe de Estado, siempre sostenemos que la salida a la crisis tiene que ser con el marco de la constitución”, declaró García.

“Hicimos un llamado muy respetuoso a la institución castrense”, dijo al aclarar que nunca sostuvieron una reunión con alguien del Ejército para hablar de cómo solucionar la crisis.

“Me gustaría que el Ejército dijera con claridad quiénes son esas oenegés y quiénes son esas personas que se reunieron con los militares”, demandó García.

“Me parecen muy irresponsables las declaraciones del general Avilés”, enfatizó.

Después de la declaración del lunes del jefe del Ejército, esta institución ha mantenido el silencio sobre el tema.

¿Por qué no lo denunciaron?

Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), comentó que como representante de esta organización no se siente aludida, porque en ningún momento se han reunido con miembros del Ejército.

Afirmó que los señalamientos que hizo Avilés son delicados desde el punto de vista jurídico, porque su responsabilidad es decir cuáles son las oenegés señaladas.

“Como Ejército que son, debieron remitir a las autoridades esta denuncia de forma oportuna y no hasta el lunes”, señaló Núñez, quien considera que estas oenegés están siendo “estigmatizadas y criminalizadas” con las declaraciones del general Avilés.

Actuar con la ley

Haydeé Castillo, directora del Instituto de Liderazgo de las Segovias, dijo desconocer a quiénes o cuáles oenegés se refiere Avilés en su denuncia.

“Lo mejor sería que el Ejército no entre en el papel de deslegitimar. Jamás hablamos con el Ejército, menos de un golpe de Estado”, expresó.

Castillo considera que si el Ejército tiene pruebas, debe presentarlas. “Estamos abocando una forma de hacer política y si hay pruebas de un supuesto plan de golpe de Estado, deben ser públicas”, reclamó.

El director ejecutivo del Instituto de Estudios y Políticas Públicas (Ieepp), Félix Maradiaga, dijo que “el general Avilés tiene que decir con claridad a quiénes se refería con oenegé, por seriedad y respeto a la institución que representa”.Archivo/END

Ana Quirós, directora de Cisas, organización cuya personería jurídica también fue cancelada el año pasado por solicitud del Gobierno, dijo que si el general Avilés tuviera pruebas de un plan contra el Gobierno, no lo diría en un discurso y actuaría conforme a la ley.

“Uno se queda con la inquietud de saber a quiénes se refiere”, comentó Quirós, quien aseguró que durante las protestas, ella y su organización nunca tuvieron nada que ver con militares o exmilitares.

A criterio de Quirós, las acusaciones contra las oenegés son una nube para ocultar las críticas que ha recibido el Ejército por su actuación en la crisis.

El director ejecutivo del Instituto de Estudios y Políticas Públicas (Ieepp), Félix Maradiaga, dijo que “el general Avilés tiene que decir con claridad a quiénes se refería con oenegé, por seriedad y respeto a la institución que representa”.

Añadió que el Ejército deberá mostrar las pruebas del supuesto ilícito que cometieron las organizaciones no gubernamentales y quiénes se reunieron con miembros del Ejército durante las protestas ciudadanas.