• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El Consejo Supremo Electoral (CSE) juramentó la mañana del martes a Silgia Lorena Gómez Ruiz como nueva alcaldesa de Mulukukú, en sustitución de Apolonio Fargas, quien se exilió al declararse un perseguido.

Fargas renunció al cargo en la primera semana de agosto, diciendo que busca proteger su vida y evita un “complot” de la Contraloría General de la República, que le investiga por una supuesta malversación de fondos.

Una certificación que emitió el secretario de actuaciones del CSE, Luis Alonso Luna Raudez, indica que a Gómez la magistrada de ese poder del Estado, Mayra Salinas Uriarte, le hizo tomar promesa de ley el martes por la mañana, pero el documento circuló en las redes sociales hasta el miércoles.

Jorge Irías, representante del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), confirmó a El Nuevo Diario la veracidad de la certificación.

Irías dijo que la decisión del CSE tiene su base en la Ley 40, Ley de Municipios.

Señaló que aunque el 26 de agosto el Concejo Municipal de Mulukukú eligió a Francisco Obando como nuevo alcalde, la ley señala que ante la renuncia de Apolonio Fargas, quien debe asumir es la vicealcaldesa, en este caso Silgia Lorena Gómez Ruiz.

“Gómez, quien no estaba de acuerdo con la decisión del Consejo Municipal, impugnó (ante CSE), aduciendo que el inciso 1, del artículo 24 de la Ley 40, dice textualmente que en caso de ausencia, que se vaya, o renuncie con carácter irrevocable, la vice o el vice alcalde asume, eso dice el artículo. El Consejo Supremo Electoral lo acogió y ayerla nombró y la juramentó”, explicó Irías a El Nuevo Diario.

El exalcade de Mulukukú, Apolonio Fargas. Archivo/ENDEs importante mencionar que el Ministerio de Gobernación excarceló a Apolonio Fargas el 11 de junio, junto con 55 manifestantes bajo la Ley de Amnistía.

Fargas pasó 11 meses en prisión. La Fiscalía lo acusó de cometer actos de terrorismo, crimen organizado y asesinato durante las protestas antigubernamentales que iniciaron en abril de 2018.

Durante el tiempo que Fargas estuvo preso, Silgia Gómez dirigió la Alcaldía de Mulukukú.

El 5 de agosto, miembros de la Contraloría General de la República llegaron a dicha alcaldía para realizar una auditoría, sin embargo el entonces alcalde Apolonio Fargas pidió prórroga para darles las condiciones de mobiliario, oficinas y toda la documentación que pedían los auditores.

Un día después, los auditores de la Contraloría volvieron a presentarse a la comuna de Mulukukú y en esta ocasión Fargas no se encontraba, puesto que estaba en Managua.

Luego, la Policía Nacional allanó la Alcaldía y la casa de Fargas, quien huyó hasta lograr salir del país y exiliarse.