• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) se comprometió este miércoles con la organización Madres de Abril, a no firmar ningún tipo de acuerdo con el Gobierno de Nicaragua que implique dejar en la impunidad las muertes de sus familiares durante las protestas iniciadas en abril del 2018.

El compromiso quedó sellado con la firma de un “marco de colaboración” entre las representantes de las Madres de Abril y los representantes de la Alianza, Carlos Tünnermann y Juan Sebastián Chamorro.

Tünnermann, coordinador general de la ACJD, dijo que con este acuerdo la Alianza se compromete a “jamás suscribir un acuerdo que lleve a la impunidad” por las muertes de ciudadanos durante el 2018, por la represión a las protestas antigubernamentales.

Agregó que apoyarán las gestiones de las madres en la búsqueda de justicia y reparación, incluso cuando agoten las vías nacionales para obtener justicia y decidan acudir a la jurisdicción universal.

Tünnermann explicó que una demanda en la Corte Penal Internacional no es posible porque Nicaragua no está suscrito a esa instancia. Sin embargo, bajo el principio de jurisdicción universal, que han firmado más de 30 países en el continente, entre ellos Nicaragua, un juez de cualquiera de estas naciones puede valorar la denuncia de las madres.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) se comprometió este miércoles con la organización Madres de Abril, a no firmar ningún tipo de acuerdo con el Gobierno de Nicaragua. Isidro Hernández/END“En dependencia del país que ellas escojan, haríamos las respectivas gestiones”, prometió.

Piden expedientes

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la ACJD, dijo que el acto con las Madres de Abril de este miércoles fue para formalizar una colaboración que desde el año pasado estaban realizando, bajo el compromiso de no dejar en la impunidad los crímenes contra manifestantes.

Chamorro descartó que cambie este compromiso en un eventual nuevo ciclo de negociaciones con el Gobierno.

Lisseth Dávila, madre del joven Álvaro Conrado Dávila, asesinado de un disparo en abril de 2018, explicó que aún no han llegado al punto de recurrir a la jurisdicción internacional porque no han agotado las vías nacionales.

“Debemos agotar las vías nacionales a pesar de que sabemos que la justicia está parcializada hacia el lado de la pareja presidencial”, manifestó.

Agregó que aunque las Madres de Abril desconfían del sistema de justicia del país, van a continuar usando las instituciones nicaragüenses.

“Para agotar las vías nacionales, la Fiscalía debe aceptarnos nuevamente porque no nos dejan entrar; necesitamos que nos den el expediente de nuestros hijos donde hicimos las denuncias”, reclamó.

Dávila dijo que para buscar la justicia universal necesitan esos expedientes que la Fiscalía no quiere entregar.