•  |
  •  |
  • END

Los intentos de acusar a una campesina originaria de la comunidad “El Morcillo”, jurisdicción de San Juan de Limay, por hurto en perjuicio del Estado de Nicaragua, por intentar vender una cerda entregada por el programa alimentario Hambre Cero, fueron desestimados por Gustavo Moreno, Director del programa mencionado.

“No se nos ocurre que pondremos un juicio contra una campesina en pobreza, en eso no tenemos nada que ver”, dijo Moreno, quien explicó que en el caso específico es la organización creada por los beneficiarios la que toma las decisiones que considera más apropiada de acuerdo al caso, ya que la pérdida de un animal del programa deberá salir del fondo revolvente creado por ellos mismos.

Ningún animal perdido
Moreno asegura que hasta el momento no se ha perdido ninguno de los animales que entregó el Magfor a través del Programa Hambre Cero, y sólo se han registrado dos conatos de venta. “Vender uno de estos animales es muy difícil, porque existen técnicos por cada 50 familias beneficiadas, que se organizan para ver los avances y problemáticas que tienen con los animales y su crianza. Además, hay un supervisor por cada seis u ocho técnicos para dar un seguimiento estrecho y cumplir los objetivos del plan. El núcleo más grande es el de Nueva Segovia, con 41 núcleos organizados”.

Moreno expresó que aquí se han enfrentado diversos problemas, que van desde salud hasta alimentación, resueltos satisfactoriamente. Se registran dos en Managua, uno en Nueva Segovia, uno en Estelí y dos en Madriz. De todas estas situaciones tuvieron que sacrificar a dos animales, uno que sufrió ahorcamiento y el otro por una quebradura de pata. Lo extraído de su venta regresó al fondo para la compra de un nuevo animal.

En torno a los señalamientos de la campesina Marcia Lilliam Talavera sobre los altos costos en la crianza de los cerdos, el director de Hambre Cero comentó que para evitar situaciones similares es que los campesinos están organizados. Además, la entrega del bono productivo va acompañada de tres quintales para la alimentación de los cerdos. Asimismo, tienen asistencia técnica en busca de alimentos alternativos