• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

En los últimos meses Nicaragua ha mostrado interés de estrechar más sus relaciones comerciales y de inversión con países del norte de Medio Oriente.

Particularmente, el acercamiento con la República Islámica de Irán ha generado preocupación por tratarse de una nación señalada de apoyar y fomentar el terrorismo.

Desde 2007, Nicaragua estrecha sus relaciones con Irán, con la visita del entonces presidente Mahmoud Ahmadinejad. Teherán y Managua restablecieron sus embajadas.

En abril de este año, el canciller nicaragüense Denis Moncada otorgó la Orden José de Marcoleta en el Grado de Gran Cruz al embajador saliente de ese país islámico, Saeid Zare.

En julio visitó Nicaragua el canciller Mohammad Javad Zarif, sancionado por EEUU, y en agosto una delegación nicaragüense viajó a Teherán para negociar inversiones y cooperación.

Esta semana el Poder Ejecutivo envió al Parlamento el Acuerdo de Promoción y Protección, y Protección Recíproca de Inversiones entre Nicaragua e Irán para “intensificar la cooperación económica, utilizar los recursos económicos y las facilidades potenciales en el área de inversiones”.

Se estima que el acuerdo pase al plenario la próxima semana para ser aprobado.

Irán ingresó a la lista de “Patrocinadores Estatales del Terrorismo” del Departamento de Estado, el 19 de enero de 1984.

EEUU ha señalado a la Guardia Revolucionaria Islámica, el cuerpo élite de las Fuerzas de Seguridad Iraní, de entrenar grupos terroristas en Irak y el grupo libanés Hezbolá.

La milicia de Hezbolá es un enemigo de Israel, país con el cual Nicaragua restableció sus relaciones diplomáticas en 2017, que habían quedado suspendidas desde 2010.

En cambio, el 8 de agosto de este año, Mazen Alkhuffash, presentó las Copias de Estilo como embajador extraordinario y plenipotenciario de Nicaragua en el Estado de Palestina.

Liga árabe

Además de Irán, el Gobierno envió esta semana una delegación a Egipto en busca de inversiones en 22 naciones que integran la Liga Árabe, donde, si bien participan países petroleros, hay naciones que han sobresalido por estar inmersa en conflictos internacionales.

Los países que integran la Liga Árabe son Egipto, Irak, Jordania, Líbano, Arabia Saudita, Siria (suspendido en noviembre de 2011), Yemen, Libia, Sudán, Túnez, Marruecos, Kuwait, Argelia, Bahréin, Qatar, Omán, Emiratos Árabes Unidos, Mauritania, Somalia, Palestina, Djibouti, y las Islas Comoras.

De la lista antes mencionada, Nicaragua tiene relaciones con Egipto, Kuwait, Arabia Saudita, Palestina, Emiratos Árabes Unidos, Líbano, Libia y Túnez.

En lo que va de este año, medios oficialistas han informado de reuniones de funcionarios nicaragüenses con embajadores de algunas de esas naciones.

Han informado que Sherif Fouad Mostafa Naguib es el nuevo embajador de Egipto en Nicaragua, tras presentar sus cartas credenciales en Cancillería.

Moncada, durante su reciente visita por Medio Oriente, se reunió con representantes de Kuwait y Arabia Saudita.

Mohamed Lashtar, el embajador de Nicaragua ante el Estado de Kuwait, se reunió con el embajador de los Emiratos Árabes Unidos, Saqer Alraisi, y con el embajador del Estado de Qatar, Bandar bin Mohamed Alattiyah, con el fin de fortalecer las relaciones bilaterales.

En julio de este año, Anasha Campbell, codirectora del Instituto Nicaragüense de Turismo, y Kamal Massoud Younes, de la República Libanesa, se reunieron en Nicaragua y visitaron una fábrica de cigarros en Estelí.

En ese mes, también se anunció el restablecimiento de relaciones entre Nicaragua y la República de Túnez

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua se ha enfocado en los últimos meses en Medio Oriente. Archivo/END.El acto se desarrolló en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York.

Además de la Liga Árabe, el 22 de julio del 2019, en la ciudad de Nueva York se establecieron las relaciones diplomáticas entre Nicaragua y la República de Sudán del Sur.

Lejano y exótico

El canciller Moncada también fue a Serbia a finales de julio. Del viaje resultó un acuerdo de libre visado, algo que había hecho a inicios del mismo mes con la pequeña nación caribeña de Dominica.

Nicaragua es uno de los cinco países del planeta que reconoce desde 2008 a Abjasia y Osetia del Sur, en beneplácito a los intereses de Rusia, los otros tres países son Siria, Venezuela y la isla Naurú en Micronesia.

En abril de 2019 fueron acreditados los embajadores de ambos gobiernos separatistas

.El martes de esta semana, la Comisión de Asuntos Exteriores del parlamento recibió el Acuerdo General de Amistad y Cooperación entre la República de Nicaragua y la República de Osetia del Sur.

El 24 de mayo de 2007 Corea del Norte restableció relaciones con Nicaragua, después que Pyongyang las suspendiese por diferencias con el gobierno de Violeta Chamorro.

Corea del Norte ingresó a la lista como patrocinador de terrorismo el 20 de noviembre de 2017.

En 2008, durante el gobierno de George Bush en EEUU, había salido, pero reingresó como respuesta de Donald Trump a los programas de armas nucleares y misiles balísticos.

El 22 de julio del 2019, en la ciudad de Nueva York, se establecieron las Relaciones Diplomáticas entre Nicaragua y la República de Sudán del Sur.

Análisis

Para el exdiplomático Róger Guevara Mena, la relación de Nicaragua con esos países “hay que mantenerla a un bajo nivel y en la medida que sean necesarios y útiles que se hagan intercambios comerciales”.

Hasan Rohani, presidente de Irán. AFP/END

Guevara también recomendó que es necesario evitar confrontarse con países que “tradicionalmente han sido nuestros amigos”, porque la imagen que proyecta Nicaragua al buscar y mantener relaciones con países considerados como patrocinadores del terrorismo.

“Nos ven como personas que tenemos relaciones peligrosas, que tenemos comportamiento sospechoso, que no tenemos estabilidad interna y que tenemos una clase económica tipo feudal que obedecemos a la presión de la fuerza”, advirtió.

Agregó que la relación con Irán la ve peligrosa y que con China continental también podría serlo, pero este país “nos ha visto que no merecemos tener una embajada de ellos”.

Alfredo César, diputado del Partido Conservador en la Asamblea Nacional, sostuvo que el acuerdo de protección y promoción recíprocas de inversiones que Nicaragua firmó con la República Islámica de Irán, supone un “alto riesgo” para Nicaragua.

El convenio fue remitido este jueves a la Comisión de Producción Economía y Presupuesto del Poder Legislativo para su respectivo dictamen.

“El instrumento como tal es muy usual, Nicaragua tiene con muchos países ese mismo acuerdo. El problema es hacerlo con Irán. Esto podría abrir otra puerta que puede ser militar, que es peor. Las sanciones de Estados Unidos a Irán están enfocadas en el petróleo y sus derivados y en lo militar, eso es grave. No es conveniente abrir inversiones con un país que tiene un choque frontal con Estados Unido”, expresó César.

El legislador explicó que en el acuerdo de Nicaragua con Irán “se habla de inversiones en zonas francas, lo que, por ejemplo, permitiría a Irán poner una fábrica de drones en Nicaragua, drones que como se sabe pueden ser utilizados en la economía civil, como en la agricultura, pero también pueden ser usados militarmente”.

Mencionó que Irán tiene mucha experiencia con la tecnología de drones, tan es así que los han usado militarmente en los conflictos que se han dado en el estrecho de Ormuz.

“Meterse con Irán, un país al que le aplican un sistema de sanciones muy fuertes, es un alto riesgo para el país. Estaría provocando una razón para sacar a Nicaragua del DR- CAFTA (Acuerdo de Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica)”, refirió César.