• Managua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham), pidió a la Policía Nacional, a través de una carta, que valoren el retiro de los agentes policiales que se han apostado en diferentes negocios comerciales, porque afectan la actividad de las empresas.

La carta, fechada el 5 de septiembre y dirigida al comisionado general Francisco Díaz, señala que “en los últimos meses hemos observado con preocupación, la presencia de agentes policiales en diferentes empresas asociadas a nuestra cámara y ya hemos recibido solicitudes de parte de nuestros agremiados, de pronunciarnos o hacer algo al respecto”.

Cosep y Amcham respaldan a Promerica ante ataques de medios oficialistas

La misiva agrega que esta situación ha causado sensación de intimidación y una percepción de acoso entre los colaboradores de estas empresas, como principal preocupación de los agremiados.

NO CONTRIBUYE A LA ESTABILIDAD

“Solicitamos considerar el retiro de dicha presencia policial en los establecimientos donde no han sido requeridos, pues no consideramos que esto contribuya a la estabilidad y la necesidad de fomentar la inversión y el comercio en nuestro país”, agrega la carta de AmCham a la Policía.

La presencia policial en los centros comerciales se incrementó desde hace meses, luego que organizaciones opositoras llevaran a cabo frecuentes protestas en centros comerciales, luego que la Policía prohibiera las manifestaciones de protesta en las calles.

Las protestas en los centros de compras motivó que los policías comenzaran a patrullar y hasta se introdujeran a los centros comerciales para frenar las manifestaciones.

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), también ha protestado por la presencia policial en los centros comerciales, porque afecta la actividad normal de los negocios.

El 31 de marzo pasado, una protesta que se llevaba a cabo en uno de los estacionamientos de uno de los centros comerciales de Managua, fue atacada a balazos por Germán Félix Dávila Blanco, un civil armado, supuestamente militante del partido de Gobierno, hiriendo a tres protestantes.