• Waslala |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La robótica ha dado resultados fantásticos en 4 escuelas del municipio de Waslala, a más de 200 kilómetros de Managua, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN).

En el municipio, cuya población mayoritaria es rural, los niños apenas han tenido contacto con celulares inteligentes. Sin embargo, a través de un proyecto se llevó herramientas para aprender de robótica.

Alrededor de 96 niños y niñas de cuatro escuelas primarias rurales de Waslala, de primero a cuarto grado, están involucrados en el programa.

Comtech realiza Open House para promover el impacto de la robótica educativa en Nicaragua

El sábado, 18 de ellos presentaron 6 prototipos durante la Olimpiada Nacional de Robótica, en Managua.

Los escolares formaron seis grupos de tres integrantes, de los cuales 11 son niñas y 7 niños.

Hendry Joan Muñoz Lizano es un niño que participó en el proyecto. Explicó que los robots que hicieron están hechos para recoger a niños y niñas que van a la escuela. Su docente agregó que la idea es construir un medio de transporte escolar para la niñez.

Muñoz Lizano aseguró que aprendió a programar un robot y que no le costó mucho.

La robótica ha dado resultados fantásticos en 4 escuelas del municipio de Waslala. Oscar Sánchez/END

Katherine Andrea Averruz es una de las niñas de Waslala que participó en el proyecto. Ella fue la líder de su equipo y su trabajo principal era que niñas y niñas no pelearan y cumplieran sus tareas.

“También aprendí a programar, porque me prestaban la tablet y me ponía a programar”, dice.

Averruz afirmó que este proyecto le despertó el interés por saber qué es la robótica.

“La robótica es una plataforma que nos ayuda a crear e innovar y nos ayuda a aprender a construir”, explicó la niña.

Aryam González, uno de los docentes que capacitó a los estudiantes en robótica, explicó que el proyecto de robots fue estipulado por las olimpiadas y estaba relacionado a ciudades inteligentes.

Al final, los estudiantes de Waslala no pudieron conseguir ningún puesto en el torneo. Sin embargo, Betssi Julissa González Pauth, de 8 años, quien también participó en el proyecto, manifestó que ella y sus compañeros son ganadores solo por haber participado.

Martha Lorena Mora, directora de cooperación de la organización Ayuda en Acción, afirmó que los resultados en menos de un año han sido satisfactorios y sorprendentes, los estudiantes se adaptan a la robótica.

“Hay niños que no iban a las escuela porque vivían muy lejos o se aburrían, pero ahora están yendo entusiasmados. No tienen problemas en ir a bañarse y levantarse temprano”, precisó Mora.

Otros resultados que han tenido con la robótica es el desarrollo de habilidades blandas o la capacidad de relacionarse, la generación de pensamiento crítico y la igualdad de oportunidades, detalló la experta.

“Estos son los plus que da el trabajar con robótica en un ambiente con niños y niñas”.

La llegada por primera a vez de esta materia ha sido un salto importante, destacó Mora, quien agregó que el objetivo es hacer uso de las herramientas digitales para mejorar la calidad educativa y poder reducir la desafección escolar que implica la deserción escolar.

Modernización

La directora de cooperación de Ayuda en Acción señaló que trabajan con tablets y aplicaciones, cuando antes, los niños y niñas no habían tenido contacto con otra tecnología que no fuera celulares inteligentes.

l proyecto de robótica está valorado en 220,000 euros y es financiado por el Gobierno de las Islas Baleares de España y Ayuda en Acción. Oscar Sánchez“Para nosotros ha sido gratificante que en tan poco tiempo ellos pudieron involucrarse. No creíamos que iban a participar una olimpiada de robótica tan rápido”, expresó.

La experta afirmó que esto indica que hay una brecha de oportunidades y que la pobreza tiene que ver con eso. “No importa si están en Waslala, Matagalpa, Bilwi o Managua, si la calidad educativa que vos recibís llega a ese niño o niña va a tener la oportunidad de hacer un cambio de chip en su proceso de aprendizaje”.

Mora cree que las escuelas no generan la motivación suficiente para retener a los alumnos y que con la robótica tienen dos formas de llegar a la atención de la niñez, una de ellas es con aplicaciones de matemáticas 2.0 y abecedario para mejorar su capacidad lectora.

“El resultado de la robótica como herramienta educativa tiene un efecto inclusivo, ya que niños y niñas están vinculados. También permite el trabajo en equipo y contribuye a que ese trabajo sea bajo el respeto de las ideas”, apuntó Mora.

Ayuda en Acción, junto con la fundación Madre Tierra y la colaboración del Movimiento Comunal y la Red de Casa Materna, trabajan en el proyecto de robótica.

“Ayuda en acción ejecuta el proyecto Innovo y Cambio con la Fundación Madre Tierra, y dentro de este proyecto se enseña robótica”.

Mora afirmó que también tienen un convenio con el Ministerio de Educación, que les permite trabajar con las 4 escuelas de Waslala.

El proyecto de robótica está valorado en 220,000 euros y es financiado por el Gobierno de las Islas Baleares de España y Ayuda en Acción. Mora resaltó que hay una contrapartida no monetizada del Gobierno en este proyecto, ya que el Ministerio de Educación facilita recursos humanos.

Asimilan la robótica

Aryam González, docente de robótica para los niños, afirmó que quedó sorprendido de la asimilación que sus estudiantes tuvieron de la clase.

A los niños y niñas les costó armar los robots, pero poco a poco fueron captando la idea. Se cronometraba el tiempo y comenzaron con 10 minutos, ahora el grupo con más velocidad logra construir un robot en 5 minutos.

Afirmó que en un mes estaba listo el tiempo que tenían para practicar y poder ir a las olimpiadas.

“Nosotros necesitábamos 3 o 4 meses; lo que teníamos que hacer en ese tiempo lo hicimos en un mes”.

González aseguró que las niñas y niños respondieron bien a la presión. “Eso fue un factor clave para que pudieran captar bien las ideas”.

“Me siento orgulloso de ellos por esas circunstancias, siempre demostraron disciplina y presentaron mucha asimilación”.

González recomendó utilizar una herramienta llamada Wedo 2.0, la mejor para principiantes y enseñar a la niñez sobre programación, ya que no tiene codificación. Esta es una aplicación que funciona por medios de iconos, con los que se dan las instrucciones a los robots.