• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Federación de Entidades Privadas de Centro América, Panamá y República Dominicana (Fedepricap) condenó “enérgicamente” las agresiones en contra del sector empresarial nicaragüense, acciones que fueron perpetradas frente a las autoridades policiales y estas no hicieron nada.

“Condenamos los actos que han puesto en riesgo la vida de nuestros compañeros del Cosep (Consejo Superior de la Empresa Privada), exigimos a las autoridades y el Gobierno de Nicaragua que se respeten los derechos humanos, la democracia y la paz”, demandó la Fedepricap por medio de un comunicado.

Asimismo, la Federación de Cámaras y Asociaciones Industriales de Centroamérica y República Dominicana (Fecaica), demandó en una nota de prensa que se realicen “las prontas investigaciones pertinentes y el esclarecimiento de la situación para procesar a los responsables y que esto no quede impune”.

La Federación de las Cámaras de Comercio del Istmo Centroamericano (Fecamco) también condenó el atentado y pidió a la Organización de Estados Americanos (OEA), Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pronunciarse y exigir que se respete la vida de todo nicaragüense.

Fecaica hizo “un llamado a la reflexión al pueblo nicaragüense, para seguir realizando los esfuerzos necesarios para verdaderamente alcanzar la paz”.

“El odio, la represión y el asedio no tienen cabida en un país que se precia de ser democrático”, indicó esa organización gremial.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) también condenó el acoso a periodistas, a Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Alianza Cívica y a miembros del Cosep.

El Comité Consultivo de la Integración Centroamericana (CCIE), la Cámara de Comercio de Guatemala (CCG), el Consejo Nacional de la Empresa Privada de Panamá (Conep) y el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), fueron otras instituciones gremiales que rechazaron los actos de violencia del fin de semana, y reiteraron su apoyo y solidaridad al Cosep.

Por su parte, la Asociación Nacional de la Empresa Privada de El Salvador (ANEP) expresó que “el ataque perpetrado contra el líder empresarial por parte de supuestos paramilitares y policías vinculados al régimen de Daniel Ortega son una muestra de una condenable intolerancia y persecución política”.

Además, ANEP expresó que se une al llamado de las organizaciones que demandan que se garantice y resguarde la dignidad y la vida de los ciudadanos.

El gremio empresarial centroamericano mostró en sus comunicados respaldo y cercanía a José Adán Aguerri, presidente del Cosep, y todos los miembros que se vieron en peligro en la ciudad de León, este fin de semana.

“ANEP se solidariza con el Cosep y reitera la condena a estos hechos que violentaron y pusieron en riesgo la integridad física del señor Aguerri, quien afortunadamente salió ileso”, señaló la asociación.

Aguerri sostuvo que en un primer momento lo retuvo un grupo de hombres armados con bates y piedras, quienes atacaron su vehículo. Archivo/END

Aguerri, los empresarios Michael Healy y Álvaro Vargas, el periodista Aníbal Toruño y el comentarista Jaime Arellano denunciaron el sábado que fueron víctimas de un operativo de asedio, intimidación, persecución y hasta disparos de balín cuando llegaron a León.

Aguerri sostuvo que en un primer momento lo retuvo un grupo de hombres armados con bates y piedras, quienes atacaron su vehículo. En ese instante, afirmó, tuvo la sensación que a él y sus acompañantes los iban a matar.

“Esa fue la sensación que nosotros tuvimos en el momento en que se nos fue rodeando por esta gente y cuando los policías estaban pasivos mientras golpeaban y tiraban piedras”, dijo Aguerri.